18 de diciembre de 2019 09:27

Un clásico entre FC Barcelona y Real Madrid de alto riesgo por las protestas convocadas por independentistas

El autobús que transporta a los jugadores de Barcelona llega al hotel Sofía en Barcelona antes del partido de fútbol de la Liga española entre el FC Barcelona y el Real Madrid CF en el estadio Camp Nou de Barcelona el 18 de diciembre de 2019. Foto: AFP

El autobús que transporta a los jugadores de Barcelona llega al hotel Sofía en Barcelona antes del partido de fútbol de la Liga española entre el FC Barcelona y el Real Madrid CF en el estadio Camp Nou de Barcelona el 18 de diciembre de 2019. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia AFP
(D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El FC Barcelona y el Real Madrid se juegan este miércoles 18 de diciembre del 2019 el liderazgo de la Liga en el clásico del fútbol español con la amenaza de movilizaciones convocadas por los independentistas catalanes, que buscan dar visibilidad a sus reivindicaciones.

Desde primera hora de la mañana, los alrededores del estadio azulgrana Camp Nou aparecieron con un importante despliegue policial, que también alcanzaba un hotel cercano donde se concentrarán las plantillas antes del encuentro.

El dispositivo previsto cuenta con más de 3 000 efectivos entre policía y agentes de seguridad privados, reforzando los controles y registros de aficionados y estableciendo un cordón que impida a una eventual manifestación acercarse al estadio.

“Sabemos que vivimos un momento social y político complejo pero estoy convencido que es compatible con que se juegue un partido de fútbol”, afirmaba recientemente el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, convencido de que “no se volverá a aplazar”.

Los dos gigantes del fútbol español chocan casi dos meses después de la fecha inicialmente prevista, el 26 de octubre, cuando las protestas y altercados en Barcelona tras la condena a prisión ese mes de nueve dirigentes separatistas por un intento de secesión en 2017 llevaron a su aplazamiento “por circunstancias excepcionales”.

Oficiales de la policía regional catalana 'Mossos D'Esquadra' hacen guardia cerca del estadio Camp Nou en Barcelona el 18 de diciembre de 2019, antes del partido de fútbol de la Liga española entre el FC Barcelona y el Real Madrid CF. Foto: AFP

Oficiales de la policía regional catalana 'Mossos D'Esquadra' hacen guardia cerca del estadio Camp Nou en Barcelona el 18 de diciembre de 2019, antes del partido de fútbol de la Liga española entre el FC Barcelona y el Real Madrid CF. Foto: AFP

Un Tsunami independentista

Sin embargo, el retraso en su celebración no ha desanimado a la misteriosa plataforma independentista Tsunami Democrático, que espera utilizar un evento con una audiencia estimada de 650 millones de espectadores en el mundo para dar publicidad a sus reivindicaciones.

Esta plataforma ya ha llevado a cabo acciones de envergadura como el bloqueo parcial del aeropuerto de Barcelona o el corte en noviembre durante dos días de la principal autopista entre España y Francia.

Ahora, Tsunami quiere hacer una acción visible “en las gradas y el terreno de juego” con su eslogan “Spain, sit and talk (España, siéntate y dialoga)” , un llamado que busca el diálogo entre el gobierno central y las autoridades regionales independentistas.

Cómo piensan hacerlo es una incógnita. La plataforma ha afirmado que no quiere hacer que se suspenda el partido o impedir la llegada de los equipos pero ha dado cita a sus militantes en los alrededores del estadio horas antes del encuentro.

El diario local La Vanguardia afirmaba que la acción consistirá en lanzar pelotas hinchables al terreno de juego para denunciar el uso de proyectiles de goma por parte de la policía durante las protestas de octubre.

“Pues no se había planificado pero nos parece una buena idea. Atención: que todo el mundo lleve pelotas hinchables al campo ” , escribió la plataforma en sus redes.

El Barça, por su parte, ha pedido a los aficionados que lleguen al menos una hora y media antes al estadio.

“Lo estamos organizando desde la normalidad y convicción de que este partido se jugará. Es compatible la organización de un gran espectáculo con la reivindicación cívica en el estadio”, afirmó el martes el portavoz del Barça, Josep Vives.

Uniformado de Barcelona preparándose para el partido entre el FC Barcelona y Real Madrid, el miércoles 18 de diciembre del 2019. Foto:AFP

Uniformado de Barcelona preparándose para el partido entre el FC Barcelona y Real Madrid, el miércoles 18 de diciembre del 2019.  Foto:AFP

Encuentro igualado

Como medida excepcional, los dos equipos se concentrarán en un mismo hotel, en las cercanías del Camp Nou, desde donde se trasladarán juntos al estadio dos horas antes del partido.

“Dijeron que tenemos que salir juntos y vamos a salir juntos, no hay que explicar más cosas por ahí”, afirmó el martes el técnico blanco, Zinedine Zidane, añadiendo que “no sé si es una derrota o no” jugar un clásico en estas condiciones.

En el Camp Nou, Barcelona y Real Madrid se juegan el liderazgo de la liga española, que ambos encabezan empatados a 35 puntos.

“Estamos igualados en todos los sentidos, comparado con los otros partidos que hemos jugado aquí, no hay tanta diferencia”, dijo el martes el técnico del Barcelona, Ernesto Valverde.

Los dos equipos llegan al encuentro en su mejor forma desde el inicio de la temporada con ventaja en la tabla liguera, clasificados para octavos de final de la 'Champions' y con unas delanteras afinadas lideradas por Karim Benzema y Leo Messi.

El francés y el astro argentino lideran la tabla de goleadores con 12 tantos cada uno antes de su duelo este miércoles sobre el césped del Camp Nou.

Su rendimiento será crucial para decidir tres puntos de oro antes de la última jornada de Liga del año, este fin de semana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)