La audiencia de apelación de Michael Arroyo y Gustavo Peralta se dilató en la FEF

El doctor Gustavo Peralta en la FEF, en Guayaquil.  Foto: Ronald Ladines / EL COMERCIO

El doctor Gustavo Peralta en la FEF, en Guayaquil. Foto: Ronald Ladines / EL COMERCIO

El doctor Gustavo Peralta en la FEF, en Guayaquil. Foto: Ronald Ladines / EL COMERCIO

El Tribunal de Apelaciones se reunió este 4 de enero, desde las 10:00, para tratar las apelaciones de las suspensiones que recibieron el jugador de Barcelona Michael Arroyo y el médico del mismo club, Gustavo Peralta, tras la suspensión por doping que recibieron en noviembre pasado.

En primera instancia el tema Arroyo -que no asistió y solo envío a su abogado Andrés Holguín– se trataría a las 10:00 y el de Peralta a las 12:00, sin embargo ambas audiencias se pospusieron para las 13:00.

Peralta solicitó que ambas audiencias se realicen al mismo tiempo, lo que fue aceptado por el tribunal. Se pidió además la presencia del médico Luis Plua, oficial de dopaje de la FEF que tomó la muestra de Arroyo el pasado 14 de octubre, después del Clásico del Astillero.

La FEF impuso una sanción de un año al atacante, debido a que se encontró restos de la sustancia hidroclorotiazida, que según la Agencia Mundial Antidopaje, sirve como enmascarante de otras sustancias prohibidas.

“Queremos que la suspensión de disminuya por lo menos en seis meses, no se puede aplicar el criterio de reincidencia, cuando pasaron más de 10 años del primer evento”, mencionó Holguín, que representa a Arroyo.

Por otra parte, sobre Peralta cayó una suspensión de cuatro años, por sus supuesta responsabilidad en la suministración de la sustancia al jugador.