12 de mayo de 2019 00:00

Antonio Valencia concluye su era en el Manchester United

Antonio Valencia controla la pelota con la camiseta del Manchester United en Old Trafford en un cotejo del 5 de agosto del 2009. Foto: Andrew Yates / Archivo/ AFP

‘Toño’ juega hoy su último partido tras 10 años de servicios. Tuvo cenas de despedida y una semana agitada.Foto: Andrew Yates / Archivo/ AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 9
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 10
Pablo Campos
Coordinador (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una bandera tricolor flameó durante una década en la parte alta del Álex Ferguson Stand, la localidad más grande del estadio Old Trafford. Fieles a las tradiciones y a los símbolos, los dirigentes del Manchester United tienen la costumbre de honrar a sus jugadores colocando los estandartes de sus países sobre aquella lujosa edificación metálica, que además de graderíos tiene un bar temático (el Red Café), un museo y la sala de trofeos del coloso inglés.

Antonio Valencia se emociona cada vez que evoca el detalle de la bandera. Tenía como costumbre darle una ojeada cada vez que saltaba a la cancha, verla ondulada por el viento. “Me gustaría que siga brillando, que siga moviéndose”, le decía ilusionado a inicios de temporada a este Diario. Sin embargo, hoy (11 de mayo del 2019) es la última vez, ya que el 30 de marzo pasado el equipo confirmó algo que Valencia y su entorno tenían claro desde enero: no iban a renovar su contrato.

La Premier termina esta mañana. A las 09:00, por la fecha 38, el United, sexto en la tabla y clasificado a la Europa League de la próxima temporada, se enfrenta al Cardiff, antepenúltimo en la tabla. Valencia tiene el último chance de jugar un partido con la elástica roja del equipo, en una temporada (la décima) que estuvo muy lejos de lo que él proyectó: apenas estuvo en cinco partidos del torneo local y no anotó goles. Una rebelde lesión en la pantorilla derecha marginó sus ánimos de celebración de su década como ‘Red Devil’. Todo lo contrario a la campaña pasada, por ejemplo, en donde estuvo presente en 31 de los 38 partidos en la Premier y fue capitán del club.


Valencia abandona el United luego de 10 años y nueve títulos, entre ellos dos de la Premier y uno de la Europa League. Fueron 240 partidos con el poderoso cuadro de Manchester y otros 84 con el Wigan, quien le abrió las puertas luego del Mundial del 2006.

El pasado jueves, el ecuatoriano conversó con el entrenador Ole Gunnar Soljskaer. El diálogo se produjo luego del entrenamiento de aquel día y el noruego le preguntó por el estado de su atormentada pantorrilla. Valencia, que ha cumplido largas jornadas de recuperación y fortalecimiento durante todos estos meses, le dijo que estaba listo para entrar a la cancha.

“No sabemos si lo pondrá, pero está en la lista de convocados”, contó desde Manchester, Pedro Romero, amigo y representante del ‘Toño’, quien recibió el cobijo de su familia y amigos más cercanos en las últimas horas. En su última semana en Inglaterra, ‘Toño’ experimentó un viaje por la nostalgia: la noche del jueves acudió junto a su amigo Peter Graetzer a la cena de premiación de los mejores jugadores de la temporada, un evento que el United realiza todos los años. Esa fue una primera oportunidad para despedirse de sus amigos. Pero, según cuenta Luis Valencia, su padre, no fue la única cena de adiós que tuvo en la semana. “Las cocineras le hicieron una comida y lloraron con él. También hubo un acto especial con los utileros, con la gente de limpieza. Antonio deja un legado imborrable. Las tres veces que estuve en Manchester vi el cariño de la gente. Pero no solo de la gente del club, sino también en los supermercados, en los centros comerciales, en la calle”, cuenta con orgullo su progenitor.

El jugador ha dejado pistas de sus encuentros de despedida con la gente que colaboró con él en esta década, como Lee Burton, Dan Taylor, Graham Kitchen y Mark Young, empleados de limpieza del equipo.

En el 2010, cuando Valencia se rompió el tendón de Aquiles, una lesión que lo tuvo largo tiempo fuera de las canchas realizaba largas jornadas de recuperación, sin horario establecido de salida. Los trabajadores del United no solo esperaron con paciencia que terminase sus sesiones de rehabilitación, sino que siempre le prodigaban una palabra de aliento. Lo mismo hicieron Mark Ferendenus, Alec Wylie e Ian Buckingham, encargados de facilitar logística y accesorios a los integrantes del primer equipo.

La bandera de Ecuador se recoge del Álex Fergusson Stand hoy. ‘Toño’ arma maletas esta misma tarde para volver al país a descansar. Su futuro está en la MLS. El DC United, donde juega su amigo Wayne Rooney, lo espera.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (5)