Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 24 de junio del 2021
David Grijalva: ‘Enfrentar al covid nos vuelve…
Fiscal: Pablo Celi también cobró coimas de empresa china
José Guevara: ‘julio y agosto, los picos más altos d…
Richard Lunniss: ‘El cosmos está también dentro de nosotros’
Tres ejes tuvo el primer mes del gobierno de Guillermo Lasso
Equilibrar el trabajo desde casa, desafío de empresa…
Un 50% de casos de dengue se registra en chicos de hasta 14

Adrián Gabbarini halla consuelo en Liga tras el fallecimiento de su padre

Adrián Gabbarini durante el calentamiento, antes del partido con Mushuc Runa del sábado pasado. Foto: www.ldu.com.ec

Adrián Gabbarini durante el calentamiento, antes del partido con Mushuc Runa del sábado pasado. Foto: www.ldu.com.ec

Adrián Gabbarini durante el calentamiento, antes del partido con Mushuc Runa del sábado pasado. Foto: www.ldu.com.ec

Adrián Gabbarini fue muy cercano a su padre Edgardo. Él lo impulsó en su carrera como deportista y, según el golero, también le transmitió valores como la solidaridad, la competitividad y el mantenerse enfocado sin dejarse llevar por la vanidad y el ego.

Las enseñanzas de su pro­genitor calaron hondo en el golero argentino-ecuatoriano. En el complejo de Pomasqui, ‘Gabba’ es respetado y querido por su don de gentes. Saluda a todos, es muy amable; y dentro del camerino es uno de los líderes. Sus arengas son escuchadas y bien asimiladas desde el 2018, según confía el utilero Rodrigo ‘Washo’ Boada.

Este año, Gabbarini perdió a su padre. El pasado 5 de marzo, en Mendoza, Argentina, don Edgardo dejó de existir tras un padecimiento de varios meses.

El futbolista viajó a Argentina para el adiós de su progenitor. En diciembre, en el remate de la segunda etapa del torneo 2020, también tuvo que ir a
su natal Mendoza para estar junto a su familia.

Al regresar y a manera de catarsis, el capitán de los albos escribió una emotiva carta en sus redes sociales. (..) “Algún día quiero que mi hija sienta aunque sea la mitad del orgullo que yo siento por vos, Pa. Con eso ya me basta. El último abrazo, la última sonrisa, tu último consejo (…) Tu esencia queda, tu voz se escucha, te extraño cada minuto Gordo”.

La calamidad doméstica privó a Gabbarini de atajar en los partidos ante Universidad Católica y ante Deportivo Cuenca, por las fechas tres y cuatro. Reapareció el 20 de marzo, cuando la ‘U’ empató con Barcelona y la semana anterior volvió a alinear en el partido ante Mushuc Runa.

Este 10 de abril del 2021, desde las 17:00, el confiable arquero vuelve bajo los tres palos para jugar contra Emelec, en el estadio Capwell.

El momento de los universitarios no es el mejor: las dudas sobre la pertinencia de continuar con el técnico Pablo Repetto persisten. También está en el debate la cuestión de si el estilo de juego del equipo es eficaz. A ello se suma la escasez de victorias: la ‘U’ solo ganó dos de sus cuatro juegos, pero es el único invicto del Campeonato Nacional.

En ese contexto, y pese a su propio dolor, Gabbarini se ha mostrado como un líder que intenta que el equipo se sacuda y siga siendo protagonista.
“Adrián está intentando superar ese mal momento. Sigue siendo líder importante del equipo, el que aconseja a todos, el que motiva. Nosotros, como grupo, también intentamos cobijarlo. Siempre le preguntamos cómo está y le hacemos sentir cerca”, confiesa su compañero Ezequiel Piovi.

Christian Cruz también destaca el don de gentes del arquero albo y la solidaridad mostrada por todo el plantel. “Gabbarini es un jugador muy querido, al que todos respetamos y valoramos. Entre todos nos apoyamos para seguir adelante”.

De parte de la institución azucena, el futbolista -campeón del torneo 2018, de la Copa Ecuador 2019 y la Supercopa 2020- recibió mimos y guiños. Hace dos semanas recibió un auto flamante, entregado por uno de los auspiciantes del cuadro universitario.

Pero, además, en lo contractual, el guardameta extendió por dos años más su vínculo con el elenco universitario, con el que este año además del torneo local tendrá que enfrentar la Copa Libertadores.

Gabbarini aún no piensa en el retiro. Tiene 35 años y aún se siente con la fuerza y los reflejos para intuir adónde van los tiros de los adversarios.
Por ahora, su principal preocupación es que Liga pueda ganar los partidos para seguir buscando imponerse en la etapa. Él impulsa en el camerino el hecho de dejar atrás la final perdida ante Barcelona.