Vuelta atrás

Hace un tiempo el Gobierno dispuso la eliminación de los termostatos (calentadores de agua eléctricos) aduciendo el costoso gasto de energía eléctrica y dispuso la instalación de calefones a gas por considerarlos más económico, de tal manera que los unos casi desaparecieron y los otros proliferaron.

Ahora resulta que el gas es muy costoso y dispone el cambio de cocinas a gas por eléctricas, así que pronto desaparecerán las cocinas a gas, quedarán inutilizadas las instalaciones de gas en los edificios y los expendedores de este combustible se quedarán sin trabajo.

Si ahora mismo se escucha que una enorme población de barrios periféricos se ingenia para no pagar la energía eléctrica, aparte de la viveza criolla de otros sectores, ¿qué pasará cuando cocinas, calefones, lavadoras y otros artefactos a gas tengan que pasar a eléctricos? ¿Será un ahorro para el país? ¿Qué pasará cuando por los veranos intensos las centrales hidroeléctricas – que por cierto todavía no están en funcionamiento – se paralicen?

Vuelta atrás

El 2012 nos recibió galopando hacia el pasado. ¿ A quien se le iba a ocurrir que aquella iniciativa de hace más de una década de Alberto Fujimori de desconocer el sistema interamericano de Justicia y de defensa de los Derechos Humanos o de aceptarlos solo para lo que le convenía, podía replantearse?

Aquí estamos, con un Chávez que desconoce los dictámenes de la Corte Interamericana e ignora a la Comisión de Derechos Humanos y a un Rafael Correa empecinado en quitarle fuerza a los jueces interamericanos y muy especialmente en tratar de hacer desaparecer o por lo menos neutralizar a la Relatoría de la Libertad de Expresión de la OEA porque el autoritario gobernante ecuatoriano no soporta que la Relatora, la colombiana Catalina Botero, tan elegante y buena moza como firme e intransigente vigilante de la vigencia de la libertad de expresión, le diga “ que esta desnudo“. Esto es, que le llame la atención por sus continuas violaciones a la libertad de prensa.

Hace unos días el Comité de Protección de Periodistas de New York (CPJ por sus siglas en inglés) escribió al Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, que para ciertas cosas se muestra indolente, reclamándole que repudie esos ataques . En su misiva a Insulza el CPJ le hace saber de su “creciente preocupación (por) la ofensiva lanzada por el gobierno de Ecuador que tiene como objetivo el debilitamiento del sistema interamericano de derechos humanos, un esfuerzo que, de tener éxito, -dice- podría representar un serio golpe contra la libertad de expresión en el hemisferio“. Respecto a la función concreta de la Relatoría resalta que ésta “ durante más de una década, ha contribuido al avance de la libertad de prensa…“ en que “… ha hecho hincapié en la necesidad de acabar con la impunidad en crímenes contra la prensa, ha denunciado censura gubernamental, ha liderado campañas para la eliminación de leyes de desacato y difamación y ha promovido el acceso a la información“. Finalmente el CPJ exhorta al Secretario de la OEA “ para que apoye plenamente el trabajo de la CIDH y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión al denunciar públicamente cualquier intento de los Estados miembros que tengan como objetivo el debilitamiento de estas instituciones“.“ Su legado como defensor de derechos fundamentales- le advierte- está en juego“.

Otras organizaciones alertan sobre las amenazas. Pero aún preocupan más señales mas o menos explicitas de otros gobiernos a los que aparentemente no disgustan del todo estas formas de actuar de la dupla Chávez-Correa.Es natural que tanto Chávez como Correa que dominan sus respectivos poderes judiciales y llevan una furibunda arremetida contra los pocos medios independientes que no se les someten ,no estén dispuesto a aceptar una vigilancia, control o jurisdicción externa o no sometida a ellos.