El volcán Sangay registra unas 185 explosiones, sism…
Reino Unido es el primero en aprobar una vacuna biva…
El Pico y placa se retoma en Quito, luego del feriado
Prorrusos afirman que hay un muerto por ataque en la…
Conduzca con cuidado por estas 26 vías estatales
Corte Constitucional pide nueva reforma migratoria e…
Guayaquil suma 58 actos de terrorismo
Los vecinos guardan silencio sobre el atentado en Cr…

Vuelta atrás

Hace un tiempo el Gobierno dispuso la eliminación de los termostatos (calentadores de agua eléctricos) aduciendo el costoso gasto de energía eléctrica y dispuso la instalación de calefones a gas por considerarlos más económico, de tal manera que los unos casi desaparecieron y los otros proliferaron.

Ahora resulta que el gas es muy costoso y dispone el cambio de cocinas a gas por eléctricas, así que pronto desaparecerán las cocinas a gas, quedarán inutilizadas las instalaciones de gas en los edificios y los expendedores de este combustible se quedarán sin trabajo.

Si ahora mismo se escucha que una enorme población de barrios periféricos se ingenia para no pagar la energía eléctrica, aparte de la viveza criolla de otros sectores, ¿qué pasará cuando cocinas, calefones, lavadoras y otros artefactos a gas tengan que pasar a eléctricos? ¿Será un ahorro para el país? ¿Qué pasará cuando por los veranos intensos las centrales hidroeléctricas - que por cierto todavía no están en funcionamiento - se paralicen?