Incendio forestal en San José de Minas fue controlad…
Pico y placa en Quito se suspende por feriado en la capital
Reconstrucción del caso María Belén Bernal realizó l…
Joven pierde sus piernas por una infección, luego de…
Una nueva edición de la fiesta de los dulces para ce…
Darwin Pereira: La administración de Hernán Ulloa ha…
Irán suprime Policía de la moral, fuerza que detuvo …
Ecuatoriano tiene pedido de extradición de EE.UU. po…

De Quito y los árboles

Cada mañana, al mirar las faldas del Pichincha decora como dice nuestro Himno Nacional, y mirar cómo se va terminando su bosque protector, sea por la sequía, por el intenso verano, por urbanizaciones, por invasiones o construcciones nuevas, inclusive por incendios intencionados o no.
Me invade un sentimiento de impotencia en no poder hacer nada para poner un límite, un alto al decir hasta aquí llegaron. De esta cota o de esta altitud ya no podemos pasar, porque esto pertenece a la ciudad.
Dejemos que este parque natural, que este pulmón ecológico de Quito, la primera en ser reconocida en 1978, Patrimonio Mundial de la Humanidad, se lo conserve y respete. Tengamos un pensamiento futurista.
Qué entidad será o debería ser la encargada de planificar, normalizar, poner las reglas en relación a este hermoso y natural parque ecológico, que es una carta de presentación para propios y extraños, no lo sé.
De continuar su deforestación e invasión, al ritmo que se observa, en 10 ó 15 años, el panorama será difícil de remediarlo, talvez demasiado tarde.

Suplementos digitales