15 de mayo de 2019 00:00

Andrés Sánchez Gallque, "los mulatos de Esmeraldas", 1599

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Ximena Escudero Albornoz

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cúmpleme felicitar a Ivette Celi, Directora Ejecutiva del Museo Nacional, por el éxito alcanzado en las gestiones que permitieron la traída desde Madrid -para ser expuesto temporalmente en el MuNa- el cuadro de técnica mixta (óleo, pan de oro, oropimente y achiote) sobre lienzo de “Los mulatos de Esmeraldas” pintado por Andrés Sánchez Gallque en 1599; quien con Pedro Bedón y Tomás Del Castillo, forma parte de la trilogía de los pintores pioneros de la escuela nacional.

Fue el criollo Pedro Bedón, primer pincel quiteño y maestro de pintores indoamericanos, y fundador de la primera escuela de pintura (convento Santo Domingo) -articulada en la plástica manierista - quien introdujo a su discípulo Andrés Sánchez Gallque en el quehacer del manierismo; pues, en ese entonces, en la escuela de artes y oficios de los franciscanos –donde fue también alumno Sánchez Gallque- se trabajaba solamente en la iluminación de libros corales y sacros.

A la valía histórico/artística/iconográfica de la pintura mencionada, debe ser añadida la que adquirió gracias al preciso y detallado análisis histórico, plástico, iconográfico y técnico realizado por el español Andrés Gutiérrez Usillos, conservador jefe del área prehispánica del Museo de América. Las continuas estadías de Andrés en Ecuador le permitieron identificarse con el cuadro y tomarlo como objeto primario de investigación. Estudio en el que colaboró el área de restauración del Museo del Prado que cuenta con un equipo de última generación.

Andrés Sánchez Gallque, dejó en el convento de San Francisco algunas obras que aunque no tienen su rúbrica indudablemente pertenecen a su maestría y genio creativo, de ellas sobresale (taller: por no tener firma) la serie de retratos de benefactores de la orden de San Francisco de Asís, expuesta en el Museo Fray Pedro Gocial, enfáticamente manierista.

Con la esperanza de que sea el doctor Gutiérrez quien explique personalmente el tránsito de su estudio, reitero mi congratulación a la doctora Celi por su bienhechor afán de difusión del patrimonio nacional y mundial.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)