15 de noviembre de 2019 00:00

Mujeres que ofrendaron la vida el 15 de noviembre de 1922

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los mártires obreros de la matanza del 15 de noviembre de 1922, en Guayaquil, tuvieron compañeras en la huelga que declararon por el hambre que azotaba al pueblo.

El diario El Guante, en la edición del 19 de noviembre, informó de la muerte de la cocinera Esther Balbina Rivera. Su cadáver fue llevado a su barrio para el velatorio; el ataúd estaba cubierto con la bandera de la patria, fue protegido por 70 mujeres que insultaron indignadas a los integrantes de la Zona Militar cuando pasaron por ahí.

Los obreros de Durán contaron que Tomasa Garcés, mujer de un dirigente ferroviario, para evitar que las fuerzas del gobierno rompieran la huelga, se acostó con sus hijos delante de la locomotora que iba a emprender la marcha. Los hombres siguieron el ejemplo de esta valiente ciudadana.

Al Hospital General de Guayaquil llegaban los heridos, de cuyos labios, la médica Matilde Hidalgo de Procel escuchaba las aterradoras versiones; ahí madres, esposas e hijas buscaban a los obreros desaparecidos. Los dirigentes obreros confirmaron que muchas mujeres fueron asesinadas cobardemente: Ángela Meza, Asunción Ramos, Balvina de Pausan, Ceferina Romero, Francisca Casanova, Mercedes de Silva, Manuela Guzmán, María Mayorga, María Morán, Otilia Gonzabay…

Cayeron junto a ellas, zapateros, peluqueros, sastres, ferroviarios, hijos menores de edad; cerca de dos mil muertos aseguró el historiador Benjamín Carrión, aproximadamente 200 mujeres.

“Son los héroes del pan que estaban hambrientos, porque el pan en mendrugos se lo tasan”, escribió en un soneto Francisco Delcasty al día siguiente de la tragedia.  

César Burgos Flor

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)