Informe a la nación
Diego Ordóñez: ‘La consulta no está entre los temas …
La proximidad de Santo Domingo a su cárcel expone a …
Apuesta Ecuador abrió la convocatoria para su segund…
Postulantes con bajo puntaje tienen oferta académica…
28 estudiantes alcanzaron el puntaje perfecto para a la ‘U’ 
Jenny Jaramillo ganó el Premio Mariano Aguilera a la…
45 000 insumos para cédulas entregó el IGM al Registro Civil

Justicia: ¿Cuántos crímenes se cometen en tu nombre?

El 14 de junio de 2013… estoy de aniversario. De qué se preguntarán estimados lectores. Debo comenzar este relato puntualizando que, “un ciudadano es culpable hasta que se demuestre lo contrario”. A ver un ratito, ¿cómo es eso? Eso me sucedió hace un año atrás cuando con el cierre de las universidades categoría “E”, de la noche a la mañana me vi privado de mi libertad por una “supuesta estafa”, sin opción alguna se aplicó directamente la más alta de las medidas cautelares, todo paso tan rápido que fui a parar en el “Hotel 5 estrellas CDP” de Quito. Se podrán imaginar lo que me tocó pasar a mi familia y a mí. Luego de 10 meses de investigación, el pasado 15 de abril de 2013, se dictaminó mi inocencia.
Estimados lectores, queda demostrado que no existe en la práctica, ese conocido lema que “un ciudadano es inocente hasta que se pruebe lo contrario”.
Mi pregunta… ¿quién se hace cargo de todo el daño ocasionado? A esto se suma que hasta la presente fecha la Sra. Martha Aroca, administradora temporal de la UNAQ, no me cancela ni los sueldos pendientes de hace más de un año, ni la liquidación.