22 de August de 2012 23:55

Anécdota del pasado

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 5

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La ciudad de los Caras, Manabí, pasaba una estación invernal sin una gota de lluvia, el sol recalcitrante quemaba los sembríos y sus habitantes clamaban por agua. Llegó a visitar el Dr. Velasco Ibarra y se apostó en un balcón de la casa municipal. Era una noche oscura de intenso calor, el Dr. Velasco transpiraba a chorro, pero su voz retumbaba y hacía eco, arengando a los caraquenses darle su voto. Un ciudadano colombiano.

Profesor de escuela con su pequeña hija sobre sus hombros le interrumpió con un grito: “Nos morimos de sed, queremos agua”. Y el Dr. Velasco levanto su mano y con su larguirucho dedo índice señalando al cielo gritó: “Agua tendrán”. Y se descargó un torrencial aguacero que inundó las calles de la ciudad y con su voz afónica y con más fervor arengaba a un pueblo que eufórico lo aplaudía y gritaba: “El profeta, el profeta hizo el milagro, viva Velasco presidente”.

Esa mágica noche de invierno Velasco habló cuatro horas y el pueblo bajo un fuerte aguacero y completamente mojado se mantenía en pie para escuchar su oratoria. El pueblo de Bahía le agradeció con una contundente votación y, una vez más, Velasco fue presidente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)