Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

5 razones para pensar que Francia será campeón

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 12

Alejandro Ribadeneira, Comentarista, @guapodelabarra

Este 15 de julio se jugará la gran final del Mundial de Rusia 2018 entre Francia y Croacia. A continuación, unas reflexiones para dar la razón a los que han apostado por ‘Les Bleus’:

1. Francia llega con el ritmo del campeón
En un torneo corto, lo normal es que el equipo más regular en los seis cotejos previos se queda con la corona, incluso cuando afronta la final de mala manera. En 1990, por ejemplo, Alemania fue mucho más regular que la Argentina de Diego Maradona, la cual avanzó gracias a los penaltis que atajaba Goico, y ganó el título a pesar de que le costó bastante llegar al gol. En 2002, Brasil no tuvo mayor oposición y Alemania no fui rival. En 2010, España comenzó el torneo con derrota pero su regularidad adquirió velocidad crucero hasta el partido máximo (y se extendió hasta la siguiente Eurocopa). El equipo de Didier Deschamps ha ido evolucionando de menos a más, de comenzar ganando sin mostrar mucho a imponerse con claridad, incluso aunque solo derrotó 1-0 a Bélgica en semifinales: el resultado fue corto pero la superioridad francesa en la cancha fue indiscutible.

2. La experiencia del entrenador
Deschamps podría convertirse en el tercer técnico que ha sido campeón mundial como jugador y estratega. Pero esto es meramente estadístico pues lo realmente valioso de este dato es la enorme experiencia del DT para un duelo tan importante como la final del Mundial. Haber vivido el partido decisivo siempre ayuda, más todavía si ese jugador y ahora entrenador fue el capitán que levantó la Copa. Deschamps, por supuesto, tiene recorrido como estratega. Ha sido campeón de la Ligue 1 con el Olympique de Marseille y dirige a la selección desde julio del 2012. Ya estuvo en el banquillo (y perdió) una final de Eurocopa. Ya renovó la plantilla para conseguir unas eliminatorias sólidas y un Mundial interesante, en que dejó atrás a Argentina, Uruguay y Bélgica, sin necesidad de alargues. Deschamps es el mejor entrenador de selecciones, este momento.

3. El mejor 5 del mundo
Los jugadores franceses son estupendos, pero N'Golo Kanté es el baluarte del equipo por su monumental capacidad de recuperar balones para destruir el juego del rival. Kanté no solo que lo destruye, sino que lo tritura, para luego proyectar el ataque de sus compañeros. Es el cuarto jugador que más kilómetros ha recorrido en el Mundial, solo superado por los croatas Modric, Zobnin y Rakitic, pero ellos han disputado las prórrogas. Mide 1,68 pero es más resistente que los rivales de 1,80. También sabe comportarse en los momentos previos a la gloria, pues fue una de las estrellas del milagroso Leicester City que ganó la Premier League, y luego fue campeón con el Chelsea.

4. Alternativas de juego
Francia ha demostrado que posee múltiples recursos para imponerse a lo largo del cotejo. Incluso, como en el choque de semifinales con Bélgica, el planteamiento ofensivo mutó, tras el gol de Umtiti, a un aplicadísimo esquema de defensa, con el retroceso de Griezmann y Giroud para desbaratar las proyecciones del rival por interno y fijar la zona de recuperación, en que Kanté desplegó todo su poderío. Esto solo lo puede exhibir un equipo maduro y con recorrido, que tiene la lectura correcta del juego.

5. Un arco bien defendido
El único cotejo en que la defensa tambaleó fue el de octavos, ante Argentina, que logró tres goles, además de penalti que desaprovechó Perú en la fase de grupos. Dejando de lado esos episodios, el resto de la defensa gala ha sido muy eficiente, con la portería en cero en cuatro de sus seis partidos. Deschamps obliga a todo el equipo a desempeñar tareas en la retaguardia, pero lo realmente llamativo es la solvencia de la última línea, cuyo promedio de edad no sobrepasa los 24 años pero que se mueve como si fuera de larga trayectoria. Benjamin Pavard, Samuel Umtiti, Raphaël Varane y Lucas Hernández son las verdaderas revelaciones del Mundial. Y el arquero Hugo Lloris está en su mejor momento.

Este Mundial demostró que ningún equipo es invencible y que el peso de la historia se ha relativizado. Pero, aunque Croacia posee armas para derribar al rival y llega al partido con el impulso de la epopeya, algo que también influye en una final, lo más probable es que el ganador de la corona hablará en francés.