Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

Liga fuera de la Sudamericana: ¿Repetto es el culpable?

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 8
Triste 13
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 26
Jueves 20 de septiembre 2018

Alejandro Ribadeneira, Comentarista, @guapodelabarra

A nadie le gusta que su equipo sea eliminado en los penaltis, y menos cuando existe la sensación de que se jugó un poco mejor que el rival. Pero perder de esa forma es parte del fútbol y, más allá de los merecimientos, Liga de Quito no pudo avanzar a los cuartos de final de la Copa Sudamericana. El sentimiento es de frustración. Los focos apuntan al entrenador Pablo Repetto, pero en realidad hay otras razones por las cuales la ‘U’ fracasó en su meta de dejar en el camino a un turrito Deportivo Cali.

1. En términos globales, en realidad Liga hizo más de lo que se esperaba luego del desastre que ha significado la salida del delantero Hernán Barcos a mitad de temporada. Repetto armó a Liga con el ‘Pirata’ como eje principal; pero la dirigencia se encargó de despecharlo (no puedes llamar “mercenario” a tu máxima estrella sin un plan B) y, aunque ‘Anangodiós’ no ha desentonado, no alcanza con sus goles. Anangonó se lesionó y a Liga le faltó en Cali un delantero de jerarquía que aproveche una de las cuatro claras opciones que tuvo el equipo para anotar.

2. Se culpa a Repetto de mantener a Rodríguez (de desempeño deplorable) en cancha, de sacar a Vega para poner un media punta como Angulo y de dar pocos minutos a Borja, además de que no hubo una acertada elección de jugadores para los penaltis, con tres disparos consecutivos desperdiciados. Pero Repetto buscó el partido, hubo opciones de anotar y sus cambios fueron ofensivos. No le resultaron, pero no había mayor margen para intentar otra cosa. ¿Quizás apostar por un juvenil? No se puede saber qué hubiera pasado con un cambio radical. Liga estuvo cerca del gol.

3. Repetto no patea los penaltis. La jerarquía para afrontar esa instancia corre por cuenta de cada jugador. No se transfiere automáticamente. No basta la motivación desde la banca. Se la tiene o no se la tiene. Ahora bien, se habla mucho de que Liga no practicó los penaltis, pero en el 2008 se ganó la Copa Libertadores sin que el DT Bauza tuviera al equipo practicándolos. Para dar algo de razón a los críticos, Bauza contaba con verdaderos francotiradores como Manso, Salas y Bieler, siempre confiables. Si faltan especialistas en penaltis (que no son infalibles), lo responsable es dedicarle un tiempo a este rubro. Pero, otra vez, no se pierde por esta ruleta, se pierde por la falta de equilibrio de la plantilla, que no es la del 2008.

4. Esto no quiere decir que Liga es un desastre. Con decisiones prácticas, con inteligencia, Repetto de todos modos está a dos partidos de ser campeón de la Serie A. Ya está en la Libertadores del 2019. Su trabajo es navegar el barco para llegar lo mejor posible a esos dos cotejos. Puede ser, aunque es difícil, que Liga aproveche que ya no tiene distracciones internacionales, que gane la segunda fase y que evite las finales. Repetto tiene en sus manos la posibilidad de consagrarse y por fin levantar un título.