12 de abril de 2019 00:00

287 víctimas de trata fueron rescatadas de bandas criminales en 2017 y 2018

En marzo se hizo la reconstrucción de los hechos del caso Carolina, en el Comité del Pueblo. Foto:Archivo / EL COMERCIO

En marzo se hizo la reconstrucción de los hechos del caso Carolina, en el Comité del Pueblo. Foto:Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 16
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Seguridad

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Luego de 11 días de que se conocieran detalles sobre cómo operaba la red de trata que captó a Carolina, este jueves 11 de abril del 2019 se hicieron públicos nuevos datos en torno a este fenómeno delictivo.

Entre el 2015 y marzo de este año, la Fiscalía recibió 650 denuncias de trata de personas, a escala nacional. Solo entre el 2017 y 2018, la Policía rescató a 287 víctimas que estaban en poder de bandas criminales.

La mayoría de las víctimas (84%) son mujeres y niñas, llevadas a la fuerza para ser explotadas sexualmente.

El Código Penal (art. 91) indica que la trata se configura cuando hay captación, traslado y entrega de una o más personas dentro o fuera del país y que el fin es la explotación sexual o laboral de la víctima. En esa norma también se dice que hay trata de personas para mendicidad o para comercializar ilegalmente los órganos.

La sanción por este delito es de 13 a 16 años de cárcel. En el caso de Carolina hay siete procesados por trata y por el delito violación con muerte de la menor. Su cuerpo fue hallado en un lote baldío del norte de Quito, el 26 de agosto del año pasado. Tenía signos de violencia.

Según las investigaciones policiales, una banda había reclutado a la joven. La red estaba liderada por alias ‘El Abuelo’, quien ofrecía ‘caídas’ en su casa para captar a adolescentes de 13 a 16 años de edad.

Les ofrecía drogas y alcohol. Luego las incitaba a tener relaciones sexuales con extraños.

Ahora, la Policía y la Fiscalía averiguan más detalles de cómo operaba la red. Los agentes han recogido los testimonios de dos víctimas de esta organización delictiva. El plazo para reunir las evidencias culmina el 27 de junio, pero puede extenderse si hay más personas vinculadas en el proceso.

Casos como el de Carolina prendieron las alertas. Por eso, ayer Ecuador se unió a una campaña internacional contra la trata. Esta iniciativa fue organizada por las Naciones Unidas y se denomina ‘Yo estoy aquí’. México fue el primer país en apoyar la causa.

La idea es difundir a través de las redes sociales y medios de comunicación los peligros de ese ilícito e informar a los ciudadanos cómo deben actuar si conocen a víctimas.

Este jueves, el subsecretario de Seguridad del Ministerio del Interior, Diego Tipán, dirigió la presentación de esta campaña.

En el ECU-911, el funcionario detalló que el 25% de las víctimas rescatadas tenían entre 13 a 17 años. El 20% de ellas estaban en edades de 18 a 25 años.

En Pichincha, Manabí, El Oro, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Azuay, Sucumbíos y Loja se han detectado más casos. En Quito se reportó el 25% de los casos.

Durante las operaciones policiales se desarticularon 50 organizaciones delictivas.

En el caso de Carolina, dos personas son procesadas por trata: alias ‘Careniña’ y ‘El Abuelo’. El primero está en la cárcel de Quito y el segundo permanece, desde hace 16 días, en la Unidad de Flagrancia.

El juez a cargo del caso espera recibir un informe de la Policía Judicial, en donde se detalle si el domicilio del supuesto cabecilla cumple o no con las medidas de seguridad para que pueda cumplir arresto domiciliario, pues el hombre es de la tercera edad (65 años).

Según Milton Castillo, abogado de la familia de Carolina, el magistrado debe ordenar que el ‘El Abuelo’ sea trasladado a una cárcel hasta que la Policía entregue el informe. “No lo pueden tener allí durante más tiempo”, indicó el jurista.

En el lanzamiento de la campaña, Verónica Supliguicha, representante de la organización Red Antitrata de Quito, denunció dos casos más que se registraron este año.

El primero fue la desarticulación de una banda delictiva que utilizaba niños de entre 4 y 13 años para filmarlos ilegalmente. La madrugada del pasado jueves, la Policía allanó un inmueble en Quito, los uniformados decomisaron celulares, cámaras de video y tarjetas de memoria con imágenes de pornografía infantil.

El segundo caso igual ocurrió en la capital. Una menor de 13 años fue rescatada de la vivienda de su tía. Su familiar la obligaba con amenazas a ofrecer servicios sexuales.

En el evento también estuvo Berenice Cordero, ministra de Inclusión Económica y Social. Durante su intervención dijo que la trata de personas “es considerada como la esclavitud moderna y que violenta la integridad física y emocional de las personas”.

Tipán indicó, además, que la mayoría de menores que son víctimas de trata es captada en los exteriores de los colegios. “Hemos identificado bandas que operan así”.

Por eso, el funcionario anunció que ayer y hoy, la Policía realiza operativos en los alrededores de las instituciones educativas del país. La idea es “desarticular organizaciones y negocios ilícitos para proteger a los niños de los diferentes mecanismos de captación”.

Según investigaciones policiales, Carolina habría sido reclutada por un joven en los exteriores de un colegio en el norte de Quito. Agentes conocieron que ‘El Abuelo’ entregaba dinero para que los captadores compraran regalos a las adolescentes y las atrajeran.

En contexto

El 18 de marzo, el cuerpo de Carolina fue exhumado del cementerio de San Isidro del Inca. El objetivo fue realizar otra autopsia. Inicialmente la Dinased señaló que la muerte de la joven fue por “causas naturales”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (21)
No (1)