12 de julio de 2019 00:00

Vía a la Costa, nuevo polo de desarrollo de los guayaquileños

La vía a la Costa abarca más de 14 kilómetros, que será la nueva zona de expansión.

La vía a la Costa abarca más de 14 kilómetros, que será la nueva zona de expansión. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 3
Redacción Guayaquil

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El plazo está trazado para el nuevo proyecto de desarrollo de Guayaquil. Hasta el 31 de diciembre las 37 canteras que funcionan a lo largo de la vía a la Costa deberán adoptar las recomendaciones de remediación de ambiente para funcionar y que no causen un impacto negativo, si no deberán cerrar.

Esta medida es el punto de partida del proyecto Guayaquil del Pacífico, que impulsa el Municipio. El plan busca convertir al sector en el nuevo polo de desarrollo local.

Este proyecto no prevé solamente el crecimiento inmobiliario, sino también el empresarial, ecoturístico, hospitalario, comercial, entre otros sectores. Pero la actividad de las canteras ha sido un escollo que, desde hace más de dos años, ha generado reclamos.

La vía a la Costa tiene dos grandes imanes para su impulso: el futuro aeropuerto de Daular y el Puerto de Posorja. La alcaldesa Cynthia Viteri ha adelantado los detalles de esta nueva visión municipal.

Ese sector es la alternativa que tiene la ciudad para su crecimiento. Adelantó que se darán incentivos a quienes promuevan viviendas, industrias y negocios en dicho sitio. Aunque no especificó en qué consistirán los incentivos.

La zona de crecimiento


Actualmente, residen más de 60 000 habitantes, de los 40 000 que viven en unas 35 ciudadelas cerradas. El restante habita en poblados como Daular o Puerto Hondo.

La idea es que esta zona se desarrolle como lo hicieron la vía a Samborondón o La Aurora, en Daule. En esta última parroquia, por ejemplo, la población es de 100 000, por encima de los 3 000 de hace una década. Por tanto, se prevé que la vía a la Costa logre pasar los 100 000 habitantes a corto plazo con el nuevo proyecto.

Actualmente ya funcionan restaurantes y plazas comerciales, pero se prevé que se incluyan centros comerciales, cines, concesionarias de autos.

Para dar luz verde se empezó a trabajar con las canteras. Justamente, Lucía Vernaza vive en una urbanización en el km 12,5. Afirmó que el polvo le genera problemas, además de los movimientos. “Cada vez que trabajan las canteras parece que hubiese un temblor, una de mis paredes está cuarteada, así no se puede vivir”.

De las 37 canteras en el sector, 27 tienen firmadas las actas de compromiso para la adopción de las medidas de remediación, 10 están inactivas y una fue clausurada.

Xavier Narváez, director de Justicia y Vigilancia, afirmó que el control remedial que ejerce el Municipio es permanente para asegurarse de que las canteras no sigan contaminando el agua y el aire con las vibraciones acústicas, ocasionadas por las explosiones y el polvo, que también causa daños irreparables en la fauna.

Los moradores de unas 20 urbanizaciones realizaron más de tres manifestaciones en la vía para atraer la atención de las autoridades.

Elsy Cely, asesora legal de la Federación de Urbanizaciones, comentó días atrás que también perciben malos olores por la contaminación de las lagunas.

Pero la ciudad también plantea otros proyectos. Como parte de la celebración por los 484 años de Fundación, la Alcaldesa afirmó que habrá un plan integral para la movilidad y que se iniciaron los estudios para incorporar puentes, retornos, pasos peatonales y ampliaciones en tramos de la vía.

En el sector también se construirá la carretera hacia el nuevo aeropuerto, una nueva terminal terrestre satelital por parte municipal y una vía alterna por la que se desviará la carga pesada, que entrará al

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)