La hospitalidad sedujo a extranjeros para vivir en Canoa
Clientes de Uber siguen pagando IVA de la factura to…
La cuenta de viáticos en la Asamblea pasó de USD 9 6…
A 25% de niños le falta recibir vacunas regulares
401 siniestros de tránsito en la Mariscal Sucre y Si…
Fiscal tiene la ruta de pagos ilegales de hermanos Celi
Un terremoto de magnitud 5.9 sacude el sureste de Australia
Joven cayó en una alcantarilla y quedó inconsciente …

79 000 llamadas al ECU 911 fueron para bromear e insultar a los operadores en la Sierra Centro

En Ambato semáforo Amarillo, Los negocios del centro de la ciudad abren sus puertas a sus clientes en Ambato. Foto: Glenda Giacometti/  EL COMERCIO

En Ambato semáforo Amarillo, Los negocios del centro de la ciudad abren sus puertas a sus clientes en Ambato. Foto: Glenda Giacometti/ EL COMERCIO

Imagen referencial. Los negocios del centro de la ciudad abren sus puertas a sus clientes en Ambato. Foto: Glenda Giacometti/ EL COMERCIO

El mal uso del télefono, escándalos públicos y violencia intrafamiliar son las llamadas que registró el Sistema de Seguridad ECU 911, en las provincias de Tungurahua, Cotopaxi y Pastaza, en lo que va de la emergencia sanitaria por el covid-19.

Cristina Montero, coordinadora Zona 3 del ECU 911, explicó que desde el inicio de la emergencia sanitaria se registraron 79 000 llamadas de mal uso del servicio en las provincias de Tungurahua, Pastaza y Cotopaxi. “La gente llama y hace bromas con los operadores y en ocasiones les insultan. Hace falta concienciar más a la gente que una llamada de estas características puede desplazar a una real”.

Mencionó que las personas que hace el mal uso de las llamadas serán sancionadas con multas desde los USD 100 hasta un salario básico unificado o dependiendo de la gravedad de la falta. Los rubros se cobrarán a través de las planillas por consumo teléfonico.

Montero dijo que las alertas por escándalo público también tienen un número elevado de llamadas. En Cotopaxi se presentaron 1 132, Tungurahua 3 811 y en Pastaza 288. Otro de los problemas en la región son los bebedores en calles y avenidas de la urbe con alrededor de 1912 en las tres provincias.

A esto se suman las llamadas por ruidos molestosos o fiestas clandestinas se presentaron 149 en la región y por violencia familiar hubo un incremento en Cotopaxi de 41%, algo similar ocurrió en Pastaza con el 24% y mientras que en Tungurahua hay un decremento del 10% con relación al 2019. “Estamos trabajando en conjunto con la Policía Nacional y la Secretaría de Derechos Humanos, esta última ayuda en el acompañamiento legal, trabajo psicológico y ayuda social a las víctimas de violencia”

La Policía Nacional con el apoyo de los comisarios e Intendencia realizan los operativos del control. Según las autoridades, varios locales fueron clausurados entre discotecas, moteles y bares por incumplir el toque de queda y la emergencia sanitaria.

Suplementos digitales