6 de September de 2009 00:00

Tres señales alertan presencia del melanoma

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sociedad
 
Once puntos. Ese era el grado de radiación UV que se registró a las 12:58 del pasado martes en Guayaquil. A un costado de la página web de la Agencia Espacial Civil Ecuatoriana (EXA) resaltaba un anuncio: ‘Evite salir, radiación extrema’.

En una plazoleta del centro de la ciudad, Verónica Ramírez se protege del sol con una carpeta. “Los rayos solares son demasiados fuertes. La piel comienza a arder. Por eso hay que protegerse”, comenta Ramírez.

En Ecuador y otros países situados en la Latitud 0, la radiación ultravioleta puede superar los 14 puntos, considerado como  límite máximo de tolerancia humana,  según la Organización Mundial de Salud (OMS).

Ese exceso de sol es la principal causa del cáncer de piel o melanoma maligno, una enfermedad que afecta a 27,3 personas por cada 1  000 habitantes.

El melanoma es una alteración de las células encargadas de la pigmentación de la piel, conocidas como melanocitos. Estas pueden sufrir cambios, debido a factores genéticos o ambientales, y empiezan  a multiplicarse.

“Se manifiesta con lesiones irregulares y tienen un color más oscuro al de la piel normal. Es cuando se producen tumoraciones, muy parecidas a los lunares”, detalla el especialista José Ollague, presidente de la Federación Ecuatoriana de Dermatología. Este gremio organizó en días atrás un Congreso Dermatológico para tratar el tema. 

Para identificar si se trata de una tumoración maligna o no, el doctor Ollague explica que  se debe aplicar  el llamado  ABC.

A es igual a asimetría. Las  lesiones benignas presentan una forma definida, son redondos y de superficie lisa. Las malignas tienen formas irregulares
B se relaciona con los bordes. Un lunar común habitualmente es bien delimitado. En las lesiones malignas tienen orillas  no formadas   que simulan costas.

La C equivale al color. Las benignas son de un solo tono, en tanto que las lesiones  malignas tienen varias coloraciones que van desde el blanco, pasando por tonos de gris, azul, marrón, café e incluso distintos tonos dentro de la misma lesión.

A esto se suma el diámetro. Si una lesión es superior a seis milímetros  se recomienda buscar ayuda médica para obtener un diagnóstico oportuno, a través de una biopsia. Otra característica del melanoma es que presentan ulceraciones y forman una costra, puede sangrar o infectarse.

Si es superficial puede extirparse con un procedimiento quirúrgico. El riesgo aumenta cuando las células malignas invaden  la dermis y pasan a los vasos sanguíneos, puesto que pueden migrar y provocar metástasis en los ganglios, afectar a los pulmones y hasta al cerebro.

En el hospital de Solca de Guayaquil, hay un promedio anual de 20 casos de melanoma. Según el Registro de Tumores de Solca, entre 1997 y  2001 se registraron 219 casos. Las mujeres son las más propensas.

El doctor Carlos Arreaga, del departamento de Tumores y Estadísticas, explica que este tumor maligno se comporta de una manera diferente que un cáncer de piel y es más agresivo. “El melanoma afecta a las  mucosas,  es decir,  puede afectar a la mucosa bucal, gástrica o intestinal. Incluso existen casos que pueden afectar la conjuntiva ocular”,  señala el especialista. 

El dermatólogo Saúl Suster    explica que por  los métodos modernos  de diagnóstico la enfermedad  se detecta  en grados    prematuros, que pueden mejorar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)