30 de noviembre de 2018 09:28

La suspensión de clases se mantiene para la jornada matutina en Quito;  taxistas suspendieron el paro anunciado

valore
Descrición
Indignado 121
Triste 7
Indiferente 0
Sorprendido 7
Contento 19
Ana María Carvajal
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Pese a la suspensión del paro anunciado por el gremio de taxistas para este viernes 30 de noviembre del 2018, la decisión de suspender las clases se mantiene para la jornada matutina, así lo anunció la Subsecretaría de Educación del Distrito Metropolitano de Quito.

Las jornadas vespertinas y nocturnas tienen clases con normalidad este viernes. La medida es para todas las instituciones educativas fiscales, particulares, municipales y fiscomisionales, señaló la Subsecretaría.

Las clases en la jornada matutina se retoman el lunes 3 de diciembre con normalidad.

La Secretaría de Educación Superior, Ciencia Tecnología e Innovación (Senescyt) también informó que las clases en las jornadas vespertinas y nocturnas de los institutos técnicos y tecnológicos públicos son normales este viernes 30 de noviembre.

La suspensión de clases se mantiene para la jornada matutina. En las jornadas vespertinas y nocturnas hay clases con normalidad  . Foto: Captura

La suspensión de clases se mantiene para la jornada matutina. En las jornadas vespertinas y nocturnas hay clases con normalidad  . Foto: Captura


La Agencia Metropolitana de Tránsito señaló la mañana de hoy que la suspensión del pico y placa continúa vigente para este día, los vehículos de placas terminadas en 0 (cero), podrán circular normalmente.


El gremio de taxistas decidió la noche de ayer, 29 de noviembre, suspender la medida de hecho anunciada para hoy, desde las 00:00. 

Carlos Brunis, directivo del gremio de taxistas de Quito, anunció que decidieron frenar la medida porque el alcalde Mauricio Rodas resolvió cancelar la sesión extraordinaria del Concejo Metropolitano de Quito que había convocado para hoy, 30 de noviembre, a las 17:00.


En esa sesión, dijo, que tenían previsto conocer y emitir una resolución con respecto de los informes que la Agencia Metropolitana de Tránsito y la Secretaría de Movilidad deben presentar ante el Concejo “sobre el incremento del número de cupos asignados para permisos de operaciones de compañías y cooperativas de taxis”. Otro informe trata sobre la subsanación de documentos a la que se acogieron aquellos taxistas que en la primera etapa no consiguieron su certificado de idoneidad.

Carlos Brunis video

Sin embargo, el alcalde Rodas se pronunció vía Twitter. Aclaró que la convocatoria a la sesión de Concejo nada tenía que ver con una posible reforma a la ordenanza que norma la regularización de nuevos taxis. Según Rodas, la “decisión de declinar el paro obedece a la posición firme del Municipio de Quito junto al Gobierno Nacional para evitar el caos en la ciudad”.


Horas antes, la ministra del Interior, María Paula Romo, tuiteó sobre el delito que significaría impedir el derecho de los ciudadanos a movilizarse, por lo que la Policía detendría a quienes obstaculizaran el tránsito y retendría sus vehículos. Y Rodas informó que, amparado en la Ley de Tránsito y en ordenanzas municipales, se revertirían permisos de operaciones a quienes paralizaran el servicio de transporte o impidieran el libre tránsito.

Ayer, 29 de noviembre, el gremio de taxistas realizó otra protesta. Caravanas de taxis que avanzaban a baja velocidad por las principales vías de Quito generando tráfico. Personas que se atrasaban a sus oficinas por quedar atrapadas en medio de la congestión. Reclamos ante la actitud de los conductores de los carros amarillos durante las manifestaciones.

Ese fue el ambiente que se registró ayer en la capital durante la protesta. Desde las 07:00, unos 1 400 carros amarillos (de un total de 16 000) protestaron en varios puntos de la urbe. Sectores del centro, norte y sur estuvieron congestionados porque los taxis circulaban a baja velocidad ocupando uno y dos carriles.

Inicialmente, las movilizaciones estaban previstas para el miércoles, pero se suspendieron tras llegar a un acuerdo con el Municipio. Sin embargo, el gremio se molestó porque la Comisión de Movilidad no tuvo quórum para conocer el informe sobre los resultados del proceso de subsanación.

Este se aplicó para determinar cuántas unidades de las que no pasaron en la primera etapa sí cumplen con todos los requisitos para obtener un certificado de idoneidad.

Tras el primer proceso, que se inició en el 2017, y la subsanación, alrededor de 13 000 taxistas resultaron idóneos. El gremio se opone al incremento de cupos para la regularización de taxis que, según un estudio de demanda en Quito, debería ser de 8 693 unidades. También rechazan las aplicaciones móviles que ofrecen transporte.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (95)
No (30)