7 de diciembre de 2020 00:00

Sesión solemne tuvo lugar en el tradicional barrio de San Roque

El evento empezó a las 11:00, en la Plaza Victoria. Se colocaron sillas y una cubierta. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

El evento empezó a las 11:00, en la Plaza Victoria. Se colocaron sillas y una cubierta. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 15
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2
Ana Guerrero
Redactora (I)

Entre casas patrimoniales, vecinos, personajes tradicionales y al pie de la pileta de la Plaza Victoria, en San Roque, se desarrolló la sesión conmemorativa por los 486 años de fundación de Quito.

La pandemia exigió un cambio en el escenario de la ceremonia. A diferencia de años pasados, no fue en un salón sino en un espacio abierto, cubierto por una estructura metálica.

Una mesa revestida con los colores de la bandera capitalina se dispuso para que se ubicara el alcalde Jorge Yunda; a los lados, se colocaron sillas para los concejales y músicos.

En el resto del espacio, con distanciamiento, se distribuyeron los lugares para personalidades como la fiscal general del Estado, Diana Salazar; el arzobispo de Quito, Alfredo Espinoza; la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Diana Atamaint, entre otros.

Los balcones de los predios que rodean a esta tradicional plaza se decoraron con los colores del estandarte.

Desde allí saludaban La Torera, la Chuchumeca, un cucurucho, un franciscano, una dama de antaño, el infaltable chulla quiteño y representantes de la diversidad de la urbe.

Personajes tradicionales ubicados en balcones de casas patrimoniales fueron parte de la ceremonia, ayer, 6 de diciembre del 2020. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Personajes tradicionales ubicados en balcones de casas patrimoniales fueron parte de la ceremonia, ayer, 6 de diciembre del 2020. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Del otro lado de la plaza, en lo alto de la casa S4-36, observaban la sesión María Tacunga, de 63 años, y su hija, Patricia Panamá. Se esmeraron por decorar el balcón del hogar donde viven desde hace 32 años.

Al ver la sesión, Tacunga, quien nació en El Panecillo, rememoró los días cuando la plaza era un punto de encuentro, donde se “armaba el baile en las fiestas” y la inseguridad no era una preocupación.

Aquellos días también llegaron a la memoria de Humberto Vargas, de 73 años, parte del Comité del barrio San Diego. Ambateño de nacimiento pero quiteño de corazón, confesó el hombre, quien ha pasado 60 años de su vida en la capital.

Vargas fue uno de los invitados a la ceremonia, en la que el concejal Juan Manuel Carrión resaltó que el lugar escogido para la sesión vuelve a brillar por el empeño de sus vecinos.

Remarcó el episodio de los patriotas vencedores de la Batalla de Pichincha, de ahí el nombre de la plaza, en las calles Imbabura y Ambato.

El discurso de Yunda se centró en cinco temas. Habló de la situación de Quito en relación con la pandemia. Dijo que el peligro no ha pasado, pero la lucha continúa.

En la plaza se desplegó un operativo de seguridad. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

En la plaza se desplegó un operativo de seguridad. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Por esa razón, las medidas de seguridad se han extremado en diciembre para evitar más muertes que lamentar.

Aseguró que hay conversaciones con científicos y el Ministerio de Salud Pública (MSP) sobre la posible vacunación en el 2021.

Se refirió al Metro, que tiene un 98% de avance. Su inauguración está prevista para el próximo año. Detalló que hay una empresa internacional que está apunto de contratarse para la operación. Así, en cuatro o cinco años se podrá transferir ese conocimiento para que ecuatorianos lo operen.

Apeló a la necesidad de caminar hacia una movilidad sostenible y responsable con el ambiente, así como a las mejoras en el servicio y cobertura.

Frente a la crisis económica, Yunda apuntó al turismo como el camino a corto plazo para la reactivación. Aseguró que ya se han impulsado acciones.

En cuarto lugar, se refirió a la seguridad. Manifestó que hay conversaciones con la Policía Nacional, Fuerzas Armadas y Ministerio de Gobierno. “Hemos puesto a su disposición a los 5 000 funcionarios del Municipio”, comentó.

Finalmente se refirió a temas de ambiente y abordó la situación del relleno sanitario de El Inga y la descontaminación del Machángara. “Queremos dejar de enterrar 2 200 toneladas de basura diaria”. Adelantó que la Empresa Pública de Gestión de Residuos Sólidos lanzará un proceso para poder contar con plantas de tratamiento, de reciclaje, etc.

Del mismo modo, Yunda dio cuenta de más de 100 barrios regularizados y que seguir con ese proceso es una prioridad de su administración.

En la ceremonia, además, se entregaron reconocimientos a diferentes personajes que se han destacado en diferentes áreas, entre ellos estuvieron: la ciclista Miryam Núñez, el historiador Enrique Ayala Mora y los conocidos Pibes Trujillo.

Al final de la ceremonia, con distanciamiento, se dio paso al baile de los presentes, al ritmo del Chulla Quiteño.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (4)