Ecuador espera la respuesta de México para negociar …
Un militar fue entregado a la justicia; es indagado …
Ministro de Producción y Comercio Exterior cree que …
92 guardias de seguridad vigilan al interior de las …
Lasso dialogó sobre programas de cooperación con el …
Director del SNAI dice que se estudia la posibilidad…
Empresario que negaba la existencia del coronavirus …
Jorge Yunda ahora advierte al TCE, organismo que val…

Mafias reclutan a más jóvenes para ejecutar sicariatos en Ecuador

El miérco­les 3 de marzo del 2021 fue capturado alias ‘Alva­rito’, investiga­do por el crimen de Efraín Ruales. Foto: Policía

El miérco­les 3 de marzo del 2021 fue capturado alias ‘Alva­rito’, investiga­do por el crimen de Efraín Ruales. Foto: Policía

El miérco­les 3 de marzo del 2021 fue capturado alias ‘Alva­rito’, investiga­do por el crimen de Efraín Ruales. Foto: Policía

Las paredes están llenas de grafitis. Con aerosoles negros, amarillos y rojos se marcaron las iniciales LK. Los graderíos de las canchas y postes de luz de los parques lucen igual. Los vecinos de Durán, un cantón cercano a Guayaquil, dicen que se trata de la firma de los Latin King, una organización dedicada al sicariato y otros delitos.

La Policía tiene en sus informes lo que ocurre y asegura que los denominados Chonero Killers, otra banda organizada, también se encuentra implicada en muertes violentas.

Informes oficiales muestran que desde hace dos años los grupos ilegales empezaron a reclutar más sicarios, pues comenzaba una disputa de territorios para vender droga.

Este fenómeno se hizo evidente el año pasado, especialmente en zonas del Guayas.

Ahora, con base en las pesquisas ejecutadas, los agentes dicen que desde el inicio de la ‘guerra’ entre ellas, las mafias reclutaron especialmente a menores de edad y a jóvenes, por la necesidad de fortalecer sus grupos armados.

En el 2020, los policías capturaron a 10 chicos que estaban implicados en asesinatos que se cometieron en Guayaquil y otros sectores aledaños. Hoy, en poder de los uniformados están otras 20 boletas de captura para sospechosos, cuyas edades no superan los 24 años.

Con base en esos casos, los investigadores conocen que los integrantes de las bandas recorren barrios populares de las ciudades para captar incluso a adolescentes. Indican que con dinero y drogas los convencen para entrar a sus filas.

En los expedientes se dice que inicialmente los utilizan para la venta de pequeñas dosis de drogas. Con el tiempo, los entrenan para que sujeten armas, carguen las municiones y disparen a las víctimas. Conducir autos y motocicletas también es necesario.

Tras el crimen del presentador de televisión Efraín Ruales, las autoridades del Ministerio del Interior y de la Policía señalaron que las personas que lo atacaron tenían entrenamiento, pues dispararon mientras se encontraban en movimiento. La autopsia mostró que él falleció por una hemorragia interna que fue provocada por un solo disparo.

Ahora se conoce que tres jóvenes, de 18, 19 y 23 años, participaron en este hecho.

Los investigadores dicen que ellos fueron reclutados por bandas cuando eran menores de edad. En el caso de alias ‘Alvarito’, la Policía indica que se formó desde adolescente en el sur de Guayaquil.

En las oficinas judiciales hay una lista de los aprehendidos.

A mediados del año pasado fue detenido alias ‘Patas Cortas’, quien estaría involucrado en al menos cinco asesinatos.

En los documentos judicializados se indica que su actividad comenzó cuando era menor de edad, pero fue capturado solo cuando cumplió la mayoría de edad. Es indagado.

Por esos mismos días, un menor de 17 años también fue aprehendido en Durán portando armas de fuego. Era señalado por un crimen, pero el juez lo liberó y le otorgó medidas socioeducativas.

Los informes levantados tras la captura de los sospechosos señalan que el reclutamiento de los chicos para cometer crímenes también se produce en otras cuatro provincias de la costa: Manabí, Los Ríos, El Oro y Esmeraldas.

En esta última se ha descubierto que los jóvenes son reclutados en zonas fronterizas.

Por su cercanía con Colombia, las autoridades dicen que parte de la formación la reciben en ese país con grupos ilegales. Luego se dedican al sicariato. En redes sociales, los sospechosos muestran parte de las armas que tienen y el dinero que cobran por las muertes. En las publicaciones dicen que están preparados para todo.

A inicios del 2020, dos adolescentes ingresaron a un hospital y asesinaron a un hombre cuando se recuperaba de un accidente. Lo atacaron con una pistola que tenía silenciador.

En Los Ríos también se registran asesinatos cometidos por menores. Allí, los gendarmes dicen que las redes les enseñan a planificar los ataques.

En los crímenes que han ocurrido en el último año, se ha determinado que las bandas operan con motocicletas y vehículos. Eso les permite fugarse con facilidad tras los hechos.

Así se cometió el asesinato del político Patricio Mendoza, en diciembre pasado. La Policía tiene datos de que los responsables se movilizaron en dos vehículos y una moto. El caso continúa en investigación y no hay personas detenidas.

En Manabí y El Oro, 33 per­sonas -de entre 18 y 30 años- fueron detenidas en el 2020 por crímenes.

En ese grupo están cuatro sospechosos que fueron apresados en noviembre pasado.

Según la Fiscalía, ellos participaron en la muerte de un empresario minero y dos de sus hijos, el mismo mes. Los agentes identificaron que los desconocidos tienen nexos con bandas delictivas que entrenan a sicarios.

En contexto

El delito de sicariato fue tipificado oficialmente en el Código Integral Penal desde el 10 de agosto del 2014. Desde esa fecha, hasta diciembre del 2020, la justicia ha determinado que 124 homicidios se ejecutaron oficialmente bajo esa modalidad delictiva.