En Tungurahua se presentó la campaña ‘Ambato en novi…
El CAL archiva queja contra Fernando Villavicencio
El uso de viáticos contempla sanciones pecuniarias p…
Guillermo Lasso pasó revista a la situación de Ecuad…
Fiscalía investiga al MIES y a tres hospitales por n…
Un hombre se prendió fuego frente a la sede del Gobi…
La Policía de Texas crea un ‘muro de aceroR…
Más de 431 000 nuevos pobres y 532 359 empleos perdi…

Dos hermanos de 14 y 10 años de edad fueron asesinados en Ambato

Los padres de los niños asesinados son comerciantes y se ausentaron de su casa en Ambato porque debían viajar a Ibarra a comprar mercadería. Foto: Glenda Giacometti/ EL COMERCIO

Los padres de los niños asesinados son comerciantes y se ausentaron de su casa en Ambato porque debían viajar a Ibarra a comprar mercadería. Foto: Glenda Giacometti/ EL COMERCIO

Imagen del sector Ollero, al occidente de Ambato, en donde dos niños fueron asesinados mientras dormían. Foto: Glenda Giacometti/ EL COMERCIO

Un grupo de agentes de la unidad de Delitos Contra la Vida y Muertes Violentas (Dinased), Policía Judicial y Criminalística de la ciudad andina de Ambato buscan a la persona que asesinó a dos hermanos. El hecho violento se registró este viernes 13 de diciembre del 2019 en una vivienda de dos pisos ubicada en el sector del Ollero, al occidente de la urbe.

Las primeras investigaciones de la Policía Nacional indican que los padres de Alexander y Damaris se ausentaron de la casa la noche del jueves 12 de diciembre. Son comerciantes de frutas y viajaron a Ibarra (Imbabura) y retornaron a Ambato la madrugada de este viernes. Los menores descansaban solos en la vivienda.

Los padres de los niños asesinados son comerciantes y se ausentaron de su casa en Ambato porque debían viajar a Ibarra a comprar mercadería. Foto: Glenda Giacometti/ EL COMERCIO

El parte policial indica que al llegar a la casa encontraron a los menores sin vida. Uno de los cuerpos presentaba golpes en el cuerpo y la cabeza y el otro tenía un corte con arma blanca en el cuello.

Los uniformados dijeron que la escena del crimen y los cuerpos habrían sido alterados.

“La única persona que conocía que iban a salir de viaje es un ciudadano que estaba pegando baldosa, desde días anteriores. El hombre habría salido recientemente de prisión”, resalta un documento.

La agente fiscal Susana Llumiquinga descartó el robo de la vivienda. “Hay varias hipótesis sobre este asesinato y hasta se presume que fue una venganza”, dijo la investigadora.

Suplementos digitales