Reforma trae ajuste a las deducciones del impuesto a…
Senadora colombiana desata polémica al decir que sec…
Luis Arce reivindica ante la ONU que en Bolivia hubo…
Joven murió ahogado al intentar salvar a un perro
La vacunación a los jóvenes en Portoviejo se extende…
El histórico buque neerlandés Azart atracó en Manta
Estado mexicano de Sonora aprueba el matrimonio igualitario
Corte de EE.UU. dicta orden de arresto contra el nov…

General del Ejército Gustavo Acosta: La minería ilegal quiso aprovecharse de la emergencia por la pandemia

En entrevista con EL COMERCIO; el general Acosta se refirió a las actividades de minería ilegal y de migración irregular en las provincias fronterizas durante la emergencia sanitaria. Foto: Cortesía

En entrevista con EL COMERCIO; el general Acosta se refirió a las actividades de minería ilegal y de migración irregular en las provincias fronterizas durante la emergencia sanitaria. Foto: Cortesía

En entrevista con EL COMERCIO; el general Acosta se refirió a las actividades de minería ilegal y de migración irregular en las provincias fronterizas durante la emergencia sanitaria. Foto: Cortesía

El general Gustavo Acosta, comandante de la Cuarta División del Ejército, a cargo de Esmeraldas, Imbabura, Carchi, Sucumbíos, Napo y Pastaza, se refirió a las actividades de minería ilegal y de migración irregular en las provincias fronterizas durante la emergencia sanitaria por el covid-19.

¿Cuál es el número de efectivos militares que están custodiando las minas que se convirtieron en centros de ilegalidad?

Tenemos 500 hombres dedicados a la minería ilegal en las provincias. En zonas específicas de Imbabura donde hubo mayores inconvenientes como Buenos Aires, El Baboso, Cielito, Palmira tenemos 300 hombres. Ellos custodian el material minero que todavía no se ha retirado del sitio, pese a nuestros pedidos.

¿Qué les ha dicho el Agencia de Regulación y Control Minero (Arcom)?

Hemos tenido varias reuniones en las que yo he participado. También hemos motivado y el Comando Conjunto ha tenido reuniones directamente. Se han hecho los pedidos para que agilite el retiro. Sin embargo, hasta la fecha, no se ha logrado concretar.

Durante la emergencia sanitaria, ¿qué incidentes se han generado en estas zonas?

En Buenos Aires hemos tenido problemas. Los ilegales han querido aprovecharse de la cuarentena para sacar el material aurífero que está apilado. En este sector hemos concretado siete operaciones y hay siete detenidos. En un solo operativo recuperamos 450 sacos. En total, hemos impedido que se lleven cerca de 1 000 sacos. Hemos destruido dos poleas que se intentaron colocar. Las evidencias las hemos entregado a la Policía, la Fiscalía y a la Arcom.

¿Cómo intentan sacar el material los mineros ilegales?

Nosotros tenemos los controles por tierra sobre la única vía que conduce al lugar desde Buenos Aires hacia Ciudad Plástico (donde funcionó el campamento minero ilegal). Quienes intentan sacar el material vienen por atrás de la montaña a través de mulas para llevárselo.

¿Cuáles son las complicaciones de tener cerca de 300 militares en este sitio para resguardar las minas?

El mayor problema es de carácter logístico. Tenemos que reforzar y doblar las actividades para abastecer con alimentos y transporte al personal que está en estos sectores. Las condiciones del terreno, meteorológicas complican el trabajo. No hay una infraestructura para albergar a los militares desplegados. Por eso usamos carpas. Hay afecciones en la salud por las condiciones climatológicas. Este personal podría servir en otros sitios hoy que tanto necesitamos por la pandemia.

En otro tema, ¿cómo gestiona el Ejército la llegada de ciudadanos venezolanos desde el sur de Ecuador hacia poblados fronterizos?

La pandemia obligó a cerrar las fronteras. Eso ha dejado encapsulada a la población venezolana. Ellos vienen atraídos por un corredor humanitario. Recordemos que Colombia lo ha abierto para los venezolanos que están en el interior de ese país para llevarlos hacia Venezuela. Por eso ahora tenemos mayor presencia de ciudadanos venezolanos en Carchi. Pero la frontera sigue cerrada.

¿Cuántos migrantes venezolanos están cerca del puente internacional de Rumichaca?

Hay unos 350. Algunos son atendidos por un albergue que ya ha rebasado su capacidad. Tenemos gente a la intemperie. En muchos lugares no son bienvenidos e incluso se los ha sacado de departamentos en los que vivían hacinados. Nosotros por humanidad hemos compartido material de desinfección con ellos para evitar problemas mayores. También hemos motivado para que en el nivel que corresponde, que es la Cancillería, se tome contacto con su par en Colombia para crear ese corredor humanitario y se permitan que esa población pueda cruzar a Colombia y salir luego a Venezuela.

¿Cuántos pasos irregulares han detectado y cómo los custodian?

Son 37 identificados. Al momento está en ejecución el Plan Espejo para poner en los pasos no autorizados tropas ecuatorianas y en el mismo número tropas colombianas.

¿Qué pasa con los migrantes que transitan por esos caminos?

Los llevamos a la Gobernación y se les entrega. Ellos buscan darles cabida en un albergue.

Suplementos digitales