29 de September de 2009 00:00

‘Yo, en realidad, soy un contador de historias’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Espectáculo

Raphael concedió una entrevista telefónica a este Diario, a propósito de la gira que realiza por su 50 aniversario en escena.



HOJA DE VIDA
Miguel Rafael Martos
Raphael nació    el 5 de mayo de 1945. Se lo conoce como ‘El divo de Linares’, por la localidad de Jaén (España), de donde proviene.
Celebra su    aniversario 50. Su fiesta empezó  con el disco doble 'Raphael, 50 años después', donde hizo dúos con  Miguel Bosé, Alaska, Ana Belén,     Ana Torroja, Paloma San Basilio, Enrique Bunbury, etc.

¿Cómo fue el trabajo para la celebración de su historia?

Fue un trabajo precioso de hacer, rodeado de compañeros, estrellas maravillosas del mundo del espectáculo. Ha sido  de verdad un placer hacerlo y un éxito muy grande.
Afortunadamente el público lo ha sabido arropar y acoger muy bien. Estoy muy contento de haberlo hecho y con él, celebramos los primeros 50 años sobre el escenario.

En su última visita al Ecuador, la gente se quedó con la impresión de haber escuchado su voz intacta, quizá mejor que en los primeros años, ¿cómo  mantiene esa capacidad vocal e interpretativa?

Ante todo poniéndole muchísima ilusión. La ilusión en un artista es importantísima, vital, es casi lo principal. Cuando un artista no tiene ilusión por las cosas que hace es porque ya las cosas no funcionan. Y lo que dices de la voz, yo no diría tanto la cuido sino que no la descuido, siempre hay personas que mantienen las cosas mejor que otras, esa es una cosa de la naturaleza, ¿no?

En 50 años pasan muchísimas cosas tanto en la vida personal y artística. ¿Cuáles han sido las facetas que más lo han marcado a usted en este tiempo?
Yo creo que indudablemente esa es la forma que he tenido de enfocar mi carrera y a mí mismo: que soy un artista que creó un estilo, una forma de ser, que no se parece a ninguno, que no es que sea el mejor ni el peor, sino que no se parece a ninguno, eso es muy importante para un artista, para seguir  vigente mucho tiempo debe  aportar  al mundo de la música y ser  diferente a los demás.



Soy un artista que creó un estilo, una forma de ser, que no se parece a ninguno
Raphael
Cantante español¿Cuáles son los lugares que soñó conocer cuando era niño  y logró visitar con su música?

Pues yo creo que todo lo que anhelaba conocer lo conozco. Afortunadamente soy una persona que todo lo que quiere hacer trabaja mucho para hacerlo y lo consigue, vamos. Entre ellos está Machu Picchu, que yo tenía muchas ganas de conocer y  las grandes ciudades todas y, sobre todo, pensando siempre en los grandes teatros de Nueva York o de París o de Londres, Moscú, Australia, siempre eran sueños para mí que he ido realizando. No una vez, sino muchas veces.

¿Cómo se prepara usted para un concierto grande?

Los días previos hay mucho ensayo, pero el día que canto normalmente no hablo. Esa es mi mayor preparación.

Con una discografía tan extensa, ¿cómo hace para armar el repertorio para cada gira o concierto?

Lo hago como si fuesen partidas muy interesantes  de ajedrez.

Es muy interesante armarlas, además es difícil de hacer. Cuando se tiene tanto repertorio y la gente tiene ganas de escuchar tantas canciones, es difícil de hacerlo. Pero a mí se me da bastante bien hacer eso. Aquí pongo, aquí quito, aquí pongo, eso se me da bastante bien a mí.

¿Qué canciones no pueden faltar nunca de su amplio repertorio?

No puede faltar Yo soy aquel, ni puede faltar Cuando tú no estás, ni Digan lo que digan, ni Qué sabe nadie, ni En carne viva, Qué  tal te va sin mí, ni Escándalo, ni Como yo te amo… No sé,  son muchas, muchas, de todos los años.

¿Qué le gusta hacer después de un concierto?

Descansar, pues termino totalmente agotado. Ya habrá tiempo para pasear luego.

En sus conciertos hay seguidoras  de todas las edades, ¿qué siente cuando se enfrenta a auditorios de distintas generaciones?

Eso es lo que más me emociona a mí, ver gente joven en el patio de butacas. En  el auditorio donde esté me emociona muchísimo porque eso significa que mi música les ha llegado, que me han recomendado sus padres, quienes seguro que las disfrutaron.

Usted se caracteriza por el matiz histriónico que da a sus canciones en escena, ¿qué tipo de temas  le gusta interpretar?

A mí me gusta interpretar toda letra que tenga una historia que sea contable y que se le pueda sacar partido. Yo, en realidad, soy un contador de historias.

Ahora, ¿qué viene en el año 51 dentro de  la trayectoria  de Raphael?

En el 51 vienen cosas muy interesantes de las que hablaremos cuando llegue su turno, pero volveré al teatro. Esta gira va hasta finales de 2010, pero después vendrá un musical.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)