26 de October de 2011 00:01

Peatones y choferes no cumplen la ley

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Desde enero del 2008 a marzo del 2011, la Dirección Nacional de Tránsito registró 40 atropellamientos en las avenidas América, Diego Vásquez de Cepeda y De la Prensa.

Estos accidentes dejaron como saldo 41 heridos. El departamento de Operaciones del Corredor Central Norte registra tres accidentes de este tipo entre enero y agosto del 2011. En estos últimos estuvieron implicadas unidades del sistema.

Desde el inicio del trayecto, en la estación de transferencia de La Ofelia, en la avenida Diego Vásquez y Ramón Chiriboga, se evidencia el riesgo.

La pintura del paso cebra que conduce a la entrada principal de la estación apenas se ve y tampoco hay semáforos. Al mediodía, el tráfico es intenso. Quienes quieren atravesar la Diego Vásquez deben esperar un largo tiempo.

Hacia el sur, cerca a la siguiente parada, La Delicia, Fausto Hidalgo prefiere correr en medio de la vía en lugar de caminar por el paso cebra despintado. El semáforo está en verde y los autos se aproximan. “Hay que reconocer que somos imprudentes”, dijo.

A diferencia de las anteriores, los trazos de los pasos cebra de la parada Cotocollao están claros y hay semáforos peatonales.

Sin embargo, Mabel Rodríguez, quien transita por el sector, considera al cruce peligroso. Algunos autos que vienen de la calle Sabanilla, perpendicular a la Diego Vásquez, giran hacia la derecha para tomar la avenida mientras el semáforo está en rojo. Aunque tienen preferencia para cruzar, los peatones se ven obligados a esperar a que los autos pasen. Antes de que puedan atravesar la calle, el semáforo vuelve a ponerse en verde.

Una situación similar se repite dos cuadras más adelante, donde se unen en una Y las avenidas Diego Vásquez y De la Prensa. Cuando el semáforo marca rojo, autos que circulan por el carril derecho en la última avenida ingresan peligrosamente por la calle Rigoberto Heredia, perpendicular a la avenida.

Sylvia Tipanluisa, jefa del departamento de Sistemas y Operaciones del Corredor Central Norte, explica que en este sector hay dos semáforos desincronizados desde diciembre del año pasado. Mientras que donde se forma la Y, un semáforo marca rojo, metros más adelante, pasando la av. Del Maestro, otro semáforo se pone en verde, al mismo tiempo. En la intersección de las avs. De la Prensa y Del Maestro hubo tres atropellamientos de marzo del 2008 a febrero del 2011.

A partir de la parada Del Maestro, la gente que desea atravesar la avenida aumenta. A los lados hay muchos locales comerciales.

Sin embargo, recién a la altura de la parada Aeropuerto aparece el primer puente peatonal del Corredor. Las personas no lo utilizan y prefieren ir por la calle. Además de este, solo en las inmediaciones de la parada San Gabriel hay otro paso peatonal elevado.

Cerca de la parada de la Y, Gustavo N., de la mano de su novia, cruza la vía corriendo, estando el semáforo en verde. Un bus amarillo del corredor se aproxima. “Es que estoy de apuro”, dice, al llegar a la vereda. Aunque el semáforo se pone en rojo, el articulado continúa su camino. “Los buses no suelen respetar los semáforos”, agrega el joven, quien trabaja en el sector aledaño.

Hasta la Y, las paradas del corredor están separadas por distancias que oscilan entre los 0,50 y 0,80 km de longitud. La parada Brasil, sin embargo, desde donde se origina la av. América, está a una distancia mucho más larga de la de la Y: 1,10 km.

En esta zona se generan trancones. Los automóviles no respetan los pasos cebra y se colocan sobre ellos. La gente se da modos para cruzar entre ellos.

Las paradas San Gabriel y la Seminario Mayor son las más alejadas entre sí del corredor, con 1,50 km de distancia.

Tipanluisa explica que fue el Municipio y no la administración del corredor quien definió el lugar donde debían estar las paradas. No obstante, considera que estas grandes distancias favorecen a que la circulación en el corredor se haga en menor tiempo.

En los alrededores de la parada del Seminario Mayor, ubicada entre las calles Mosquera Narváez y La Gasca, se concentra una gran cantidad de estudiantes de colegio y universitarios.

Allí, se presenta el mismo inconveniente de los cruces anteriores. Los autos que bajan de la América a la Colón dificultan el cruce de los peatones por los pasos cebra, mientras los semáforos están en rojo. En este sector, la Policía ha reportado cuatro atropellamientos entre febrero del 2008 y febrero del 2011.

La estudiante María José Zapata queda atrapada en el carril exclusivo. Finalmente cruza la calle. “Me da miedo cruzar. Deberían poner veredas a los lados”.


88 cruces  en rojo


Según el Departamento  de Operaciones del Corredor Central Norte, de enero a junio del 2011 los articulados se pasaron el semáforo en rojo en  88 veces. Las cooperativas que circulan por el corredor son Conetra, Catar, Globaltrans, Tesur y Pichincha.

El corredor,  que se inicia en el sector de La Ofelia y termina en La Marín, mide 14,40 km y tiene habilitadas 34 paradas. 74 articulados pertenecientes a cinco operadoras circulan en él.

Las distancias  entre paradas no son constantes y están dictaminadas por la topografía y el trazado vial, entre otras causas. Las distancias van  desde los 0,50 km hasta 1,50 km, la mayor. Esta es la distancia que separa la parada San Gabriel de la del Seminario Mayor.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)