La constitucionalidad de derogatoria de la reforma t…
El polvo de los escombros sigue afectando a Cocotog
Pico y placa en Quito: Restricciones para este jueve…
Estos temas marcaron la jornada noticiosa de este 30…
Joselyn S., única detenida por el caso María Belén B…
180 000 aves se sacrificarán como parte del protocol…
Dos fallecidos y 30 desaparecidos por deslizamiento …
Colombia permite licencia de adopción para parejas h…

Ordenanza para uso de veredas

El Concejo Metropolitano debatirá una ordenanza para mejorar los 7 000 km de aceras que hay en Quito. El proyecto lo presentó el alcalde Augusto Barrera para garantizar la movilidad peatonal.

La ordenanza regulará el uso, mantenimiento y rehabilitación de las aceras, así como el mantenimiento de los frentes, fachadas y cerramientos.

El proyecto fue enviado a la Comisión de Espacio Público para su análisis y posterior debate. El lunes pasado, Barrera indicó que a las veredas se las utilizan como gradas, rampas de acceso, para lavar carros y como parqueaderos. Incluso, dijo, que hay mecánicas que ocupan las aceras para sus trabajos.

La norma establece cuatro tipos de infracciones: leves, graves, muy graves y especiales.

Las multas van desde el 10% del Salario Básico Unificado hasta 10 salarios, de acuerdo con el lugar y daño. La sanción iría directamente hacia el dueño del inmueble o el tercero responsable del hecho.

Las obligaciones de los ciudadanos serán asegurar un tránsito libre y seguro para el peatón, habilitar mecanismos para la libre circulación durante la ejecución de obras, realizar la limpieza y reparación del espacio después de un proceso de construcción. También será su responsabilidad conservar y cuidar la vegetación existente en las aceras.

Respecto a las fachadas, no se permitirá realizar rayados, pintadas o grafitis, tampoco ubicar publicidad electoral no autorizada por el dueño del predio (si hubiera autorización, la propaganda no debe superar el 20% del espacio).

La ordenanza establece un período de seis meses, desde su vigencia, para que la población realice el mantenimiento y rehabilitación de los espacios.

El Municipio cuenta con 26 comisarios y 40 inspectores para las tareas de control.