Gobierno anticipa paralización de producción petrole…
La caminata por mes del orgullo Lgbtiq+ se postergó …
Estos son los cambios con el fin del estado de excepción
La policía impide la marcha del orgullo en Estambul
Precios, abastecimiento: ¿Cómo están los mercados de Quito?
Los hospitales de Cuenca en alerta por falta de oxígeno
Pérdidas económicas por manifestaciones en Ecuador a…
Universidades: Centros emiten comunicados sobre clas…

Laguna del parque La Carolina permanecerá inhabilitada durante dos semanas por mantenimiento

La laguna del parque La Carolina está en mantenimiento hasta los primeros días de mayo del 2018. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

La laguna del parque La Carolina está en mantenimiento hasta los primeros días de mayo del 2018. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

La laguna del parque La Carolina está en mantenimiento hasta los primeros días de mayo del 2018. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Turbia, así es como estaba el agua de la laguna del parque La Carolina, en el norte de Quito.

Hace diez meses se realizó el último mantenimiento de este concurrido espacio del parque y tras los trabajos, el agua lucía con un tono turquesa.

Por ello, para mantener este espacio en óptimas condiciones y con el fin de precautelar la geomembrana que recubre la laguna, es necesario realizar mantenimiento cada ocho o 12 meses, según explicó Esteban Andrade, gerente de Espacios Públicos, de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop).

Desde la mañana del lunes 16 de abril se iniciaron los trabajos para vaciar el agua de la laguna.

Según Andrade el retiro del líquido tomará cerca de una semana y la reposición del mismo un tiempo similar, por lo que prevén que la laguna permanezca inhabilitada durante dos semanas.

Sin embargo, este plazo podría varias si se presentan lluvias en la ciudad, las cuales demorarían los trabajos de limpieza.

Un total de 10 000 metros cúbicos son necesarios para llenar la laguna, según señaló la Epmmop.

El mantenimiento de este espacio tiene un costo de aproximadamente USD 30 000, que corren por cuenta del propietario de los botes que funcionan en el lugar y no por cuenta del Municipio, así lo indicó Andrade.

Sin embargo, recalcó que aunque el dinero no sea público, es fundamental que la ciudadanía colabore en no ensuciar este tipo de espacios, que son un referente para visitantes locales y extranjeros.

“Hemos reducido en un 20% la cantidad de desechos que se botan en la laguna, pero siempre hacemos un llamado para que la ciudadanía colabore con este espacio”, mencionó Andrade.