Enfrentamiento armado en Guayaquil deja cuatro muertos
Estos son los eventos de fiestas de Quito del 28 de …
Sobrevuelo en el volcán Cotopaxi deja ver emisión de…
Ministerio del Interior y Policía Nacional serán dec…
Anticorrupción exige auditoría para Sercop
Quito amanece nublado, pero con radiación alta este …
Volcán Cotopaxi continúa emitiendo vapor y gases est…
6 027 vuelos en EE.UU. se retrasan por tormentas

Luis López Calva: ‘Nos queda menos tiempo y la brecha de pobreza es más grande’

Luis Felipe López Calva es académico, economista mexicano con más de 30 años trabajando en la academia, asesorando a gobiernos de la región en el PNUD. Fue gerente de la Práctica Mundial de Pobreza y Equidad de Europa y Asia Central en el Banco Mundial. Lineida Castillo/ EL COMERCIO.

A América Latina y el Caribe le quedan siete años para alcanzar los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) para acabar con la pobreza, la desigualdad social, proteger el planeta y mejorar las condiciones de vida de la población.

En el decimocuarto foro ministerial sobre desarrollo de la región que se realizó en Cuenca, las autoridades del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Comisión Económica para América Latina (Cepal) coincidieron en que la pandemia, la guerra entre Rusia y Ucrania y el cambio climático generaron un retroceso en los avances que venían logrando desde 2016.

¿Cuál es la evaluación de los ODS que tienen como PNDU?

Hay preocupación en todos los temas, pero hablamos de uno muy concreto: la pobreza. Después del covid-19, algunos países tienen un retroceso al 2016. Nos queda menos tiempo y la brecha de pobreza y desigualdad que hay que cubrir es más grande.

¿Cuál es esa brecha?

El estudio Atrapados del PNUD encontró que los 154 países de la región están recuperando el empleo, pero con mayor informalidad. Los programas de protección social no cubren a toda la población vulnerable y el 90% de los países tienen un retroceso en el índice de desarrollo humano, resultado de la pandemia. Las dos terceras partes de la población se sienten inseguras con respecto al futuro.

¿Qué dicen las cifras de la pobreza?

La meta era bajar al 3% la pobreza en la región. Pero si seguimos la tendencia actual, vamos a estar en el 7%, que es más del doble. Políticas que se han creado confunden informalidad-pobreza con formalidad-no pobreza.

¿Por qué y cómo afecta?

Por ejemplo, hay programas sociales para quienes están en condición de pobreza y se condicionan a que no tengan un empleo formal, cuando debería ser independiente de esta situación.

¿Qué esfuerzo hay que hacer?

Al decimocuarto foro lo denominamos Recalibrándonos. Eso significa que los gobiernos deben acelerar el paso, porque si seguimos haciendo lo mismo y al paso en que lo estamos haciendo, no llegaremos.

¿Qué deben hacer los gobiernos?

Reactivar el crecimiento económico, erradicar espacios de exclusión y tener resiliencia para reducir la vulnerabilidad. Por ejemplo, la inflación es un impuesto más para los pobres. La mayor parte de productos básicos que consume esta población está subiendo de precio. Un crecimiento incluyente que permita reducir la vulnerabilidad de los hogares.

Según Rebeca Grynspan, de Cepal, la crisis de salud se convirtió en crisis socioeconómica y de deuda

Sí. El 60% de los países de bajos ingresos y el 30% de ingresos medios están en estrés de deuda, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). Las tasas de interés están subiendo y la misma deuda se está volviendo más costosa. Los países requieren tener respuestas más proactivas.

¿Qué se puede hacer con el endeudamiento?

La comunidad internacional tiene que jugar un papel importante de traer dinero fresco en mejores términos, para que los países puedan reaccionar. Hay algunas naciones que están mejor que otras. Pero, en general, es un tema de financiamiento, cambiar deuda más cara por deuda en mejores condiciones.

¿Se puede abogar por eso en el foro?

Seguimos haciendo abogacía en la comunidad internacional y organismos multilaterales para tener ese dinero fresco. Pero hay que tener en cuenta que más de la mitad de esa deuda hoy en día, a diferencia de hace 30 años, no es con organismos multilaterales ni entes públicos, sino con el sector privado, fondos de inversión y demás. Hicimos un llamado a revisar las reglas de cómo los países renegocian con el sector privado, eso es más complejo.

¿Cómo ve la situación de Ecuador?

No es distinta a la del resto de países de la región, con problemas estructurales de crecimiento y productividad. Hay importantes áreas de exclusión, desigualdad y los hogares son vulnerables a estos choques. La gestión económica ha sido responsable con la reducción del déficit público en estas condiciones.

¿FMI proyectó un crecimiento del 3,5% de la economía ecuatoriana para 2022?

Eso significa un 30% más que el promedio latinoamericano. La dolarización implica un reto. La parte macroeconómica en Ecuador está siendo manejada con solidez, pero se requieren reformas microeconómicas. Crear más empleo, atraer más inversión y generar otros instrumentos.


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News