Seis detenidos en Pekín por falsificar pruebas PCR
Jorge Glas todavía tiene alternativas para buscar un…
En Chillogallo se fraguó la independencia
El sur y el centro de Quito avivaron el gran triunfo…
Los combatientes se abastecieron de alimento en Lloa
La gesta de 1822 aún es parte de la vida en La Libertad
Las tropas de Sucre celebraron en La Victoria
UNE finalizó huelga de hambre por la equiparación salarial

La marcha de Jaime Nebot trastocó la actividad del centro de Guayaquil

Macha transito

Macha transito

En la concurrida avenida 9 de Octubre la marcha forzó el cierre temprano de almacenes de venta de ropa y electrodomésticos. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

La jornada de protesta convocada por el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, contra políticas gubernamentales y que concentró a miles de personas a lo largo de la avenida 9 de Octubre, cortó los dos corredores de la Troncal 1 de la Metrovía y trastocó la actividad comercial en el casco central de la urbe porteña.

El paso de los buses articulados se interrumpió por cerca de dos horas, desde las 15:30, en las intersecciones de la 9 de Octubre con las calles Pedro Carbo y Boyacá, la tarde de este jueves 25 de junio de 2015.

El tránsito se alteró desde temprano en la 9 de Octubre cuyos carriles lucieron reducidos ante la instalación de torres de parlantes con pantallas gigantes y de la tarima principal de la protesta, ubicada en la avenida Malecón.

Usuarios como Luis Reyes, un empleado bancario que salió del trabajo más temprano de lo habitual (16:00), tuvo que caminar diez cuadras desde Pedro Carbo para tomar un articulado de la Troncal 2 en la calle Pedro Moncayo. “Espero que al menos el pasaje me salga gratis”, indicó con humor.

El sistema Metrovía, a cargo del Municipio, informó que el servicio sería gratuito durante tres horas, desde las 14:00 hasta las 15:30, y de 17:30 a 19:00 con motivo de la marcha.

El paso de los buses de transporte publico de sur a norte y viceversa se concentró en las avenidas Quito y Machala, que lucieron congestionadas previo a la marcha y una vez concluida la movilización. “Comenzamos a cerrar las intersecciones (de la 9 de Octubre) desde las tres de las tarde, somos 200 efectivos en el operativo y esperamos la mayor congestión para pasadas las 18:00”, indicó el suboficial Jorge Quinde, miembro de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE).

En la concurrida avenida 9 de Octubre la marcha forzó el cierre temprano de almacenes de venta de ropa y electrodomésticos, aunque farmacias y restaurantes permanecieron abiertos al público.

En contraste, el Boulevard principal de la ciudad, zona de regeneración urbana, se llenó de vendedores informales ante el consentimiento de sus perseguidores habituales: los policías metropolitanos.

Tras finalizar la concentración, y con el retiro de miles de asistentes a sus hogares, se regularizó la circulación vehicular en toda la zona.