23 de August de 2012 23:58

El CNE no plantea una salida política para superar la crisis

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Consejo Nacional Electoral (CNE) comenzaría hoy desde las 14:00 la revisión  de las 4,8 millones de  firmas presentadas por las organizaciones políticas.  Recién hoy,  a las 08:00, se reinstalará  el Pleno para aprobar  el plan operativo.  Los plazos apremian, pues debe realizar en la mañana el  simulacro de este proceso, necesario para que  los peritos informáticos de las fuerzas  políticas  verifiquen la confiabilidad del ‘software’ que usará  la empresa Controles.

Las demoras técnicas del CNE  aumentan la desconfianza de un proceso que todavía no ha logrado despejar sus tres inconvenientes.  Uno, el CNE no ha justificado  el respaldo jurídico que avala el reconteo de firmas y  que podría eliminar al menos a 10 de  las 11 fuerzas políticas con vida jurídica. Dos,  la confiabilidad del  sistema informático que se utilizará para la comparación de las rúbricas,  así como la depuración de las bases de datos.   Tres, el proceso no tiene  respaldo en  la mayoría de los partidos y movimientos,  entre otras cosas, porque  la empresa  Controles ha sido contratada por el Gobierno en otros momentos.

Es un escenario complicado para el organismo electoral que  desde el 20 de agosto ha ido aplazando el proceso de revisión.

Por ello, actores políticos han anunciado que no lo avalarán y menos si  no se brindan las garantías necesarias. Pachakutik anunció ayer  una gran marcha nacional. Debido a la gravedad del asunto y a la cercanía del 18 de octubre (convocatoria a elecciones) cuatro  analistas consultados por este Diario coinciden  en que  este escándalo   ha producido un “desgaste de la imagen” de todos los partidos y movimientos,  del propio  CNE   y por tanto creen que la idoneidad del  proceso electoral está en riesgo.  Ellos sugieren una solución política a la crisis.

Puntos de vista

Hernán Reyes,  ociólogo

‘No veo una única fuerza política ’

El problema de las firmas tiene varias aristas, una política que tiene que ver con la necesidad de volver a generar confianza en la ciudadanía. Cabe recalcar que si no hay una actitud abierta y propositiva eso afectará no solo al Consejo Electoral sino también a los sujetos políticos pues, está puesta en duda la legitimidad del proceso electoral. Es necesario que para recuperar la confianza, el CNE haga cálculos políticos electorales y mire  la posibilidad de llegar a acuerdos y, por otro lado, aplique criterios técnicos que permitan avalar a las fuerzas. Pero  hay que esperar el proceso de   validación de  las firmas para llegar a esos acuerdos. Es improbable que haya elecciones  con una única fuerza política.

Julio Echeverría,  Analista político  

‘Temo que habrá una sola fuerza’

El Régimen ha trabajado sobre la idea de que los partidos proceden de manera incorrecta. Todo esto conduce a una deslegitimación de las organizaciones  políticas del país. Lo que debería hacer el Consejo es respetar a los partidos y movimientos que tiene vida jurídica. No obstante,  el problema de fondo es que la Constitución establece un requisito de firmas muy alto para tener vida jurídica, lo óptimo sería que ese requisito sea  menor,  para que haya mayor diversidad, y que en las elecciones las fuerzas que no alcancen un buen porcentaje queden fuera. Esa salida supone una reforma constitucional y  difícilmente se puede conseguir en un  corto plazo. En este marco, una fuerza hegemónica es posible.

Luis Verdesoto,  Politólogo

‘Deben ir todos a  las elecciones'

Cuando existen estos nudos críticos se debe llegar a un acuerdo nacional político. Este acuerdo que debe haber es que se reconozca a las fuerzas políticas y se proceda a las elecciones. Pero que luego de las votaciones  hayan mecanismos de sanción  para los grupos aventureros que no obtenga el apoyo del electorado. Pues lo más saludable es que haya partidos fuertes. Un sistema de fuerza política única  provocaría que el Gobierno muera empachado. En principio, la real democracia es que exista una relación equilibrada  entre el Gobierno y la oposición, sin eso no hay ni Gobierno ni democracia, solo queda la dictadura. Ahora, el Consejo Electoral tiene que tomar la iniciativa y establecer el acuerdo político.

Jorge León, Analista político

‘El  CNE no muestra voluntad’

Mi propuesta es una salida política a esta crisis, un gran acuerdo entre las organizaciones y el CNE que les permita participar en las elecciones, pues una verificación de firmas requiere de tiempo y hay que evitar las dudas de un fraude.  Lo que sí se evidencia es que hay algo que anda mal:  el sistema,  la base datos, el sistema informático.  Pero el Consejo no tiene voluntad política, sigue insistiendo en el reconocimiento de las  firmas, con lo cual quedan más dudas de su actuación. Esta actitud refuerza la idea de que solo el partido del Gobierno está bien. Por ello, la parte activa de la vida pública duda de este organismo que ha sido el gran perdedor. El proceso de revisión  parece que   tiene dedicatoria y creara dudas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)