La Toquilla mezcla los pasillos con toquecitos de rock
Director de cárcel de El Inca con medidas alternativ…
Segunda postulación universitaria concluye este 22 de mayo
Ecuador activa alerta epidemiológica por viruela del mono
Detenido el líder universitario boliviano que lleva …
Seis detenidos en Pekín por falsificar pruebas PCR
Jorge Glas todavía tiene alternativas para buscar un…
En Chillogallo se fraguó la independencia

Académicos piden más claridad y diálogo sobre la política exterior

El 5 de febrero, el presidente Guillermo Lasso tuvo un encuentro oficial con el mandatario chino Xi Jinping. Hablaron de comercio. Foto: Cortesía Presidencia del Ecuador

La relación de Ecuador con EE.UU. y China es motivo de preocupación para académicos de Relaciones Internacionales del país. Hay cuatro acciones de política exterior sobre las cuales piden más claridad y diálogo.

Dos se relacionan con un posible alineamiento de Ecuador con EE.UU., en medio de conflictos comerciales de ese país con China.

Se trata de la Ley DAV 22083, sobre el fortalecimiento de la asociación bilateral EE.UU.- Ecuador, y la estrategia de desvinculación paulatina del uso de tecnología china. En esta última se habla de software y equipos de monitoreo para prevención de riesgos e inseguridad.

Otra acción sobre la cual se pide dialogar es la demanda de EE.UU. sobre un marco regulatorio para la migración. Y la última hace referencia al número de Tratados de Libre Comercio (TLC) que el Ejecutivo se ha puesto como meta.
Santiago Carranco, del Laboratorio de Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional del Ecuador, señala que buscan que haya una discusión para aportar desde la Academia.

La Ley DAV 22083

El proyecto, según lo que conoce la misma Cancillería, ha ingresado para el debate en el Senado de EE.UU. El reparo está en el espíritu de la Ley. Allí se habla de la asociación como la oportunidad para promover los intereses de seguridad nacional de ese país. En su sección Tres dice: “mantener un hemisferio occidental próspero, políticamente estable y democrático que sea resistente a la influencia extranjera maligna”.

Carranco plantea que esa “influencia extranjera” puede referirse a la presencia de China en Latinoamérica. Planteado así, esa Ley puede afectar las relaciones con China, por ejemplo, en las negociaciones de un TLC.

La Cancillería dice que es una iniciativa bipartidista que surgió en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos y fue aprobado el 23 de marzo pasado. Sin embargo, el país no ha sido parte de su elaboración. Si no hay participación de Ecuador, la pregunta de Carranco es: ¿por qué está en discusión una Ley con esas características? Para el Gobierno, “la propuesta no puede limitar la política exterior de Ecuador”.

Tecnologías china y de EE.UU.

En una carta, los académicos señalan que no hay claridad sobre las consecuencias de salir paulatinamente del uso de tecnología china. Mencionan que el país la usa para la gestión de riesgos y la seguridad, por ejemplo, con el ECU 911.
Carranco plantea que la Ley DAV abre las negociaciones para innovaciones tecnológicas, dentro de ellas el 5G. Eso condicionaría a Ecuador a un solo actor (EE.UU.) cuando se necesita a varios.

El Gobierno dice que trabaja con pragmatismo con varios países como China, EE.UU., Japón y Corea del Sur, entre otros. También ha firmado un acuerdo con Estonia para temas de ciberseguridad.

La Cancillería es enfática en que, si el tema se relaciona con la Ley DAV, la redacción del documento es una potestad soberana de EE.UU. Señala que, llegado el momento, será un instrumento que “propiciará actividades bilaterales que tendrán que ser negociadas con las autoridades ecuatorianas”.

Negociación de los TLC

Se cuestiona que se plantee un número de acuerdos comerciales como meta para los cuatro años de Gobierno. Ponerse plazos, afirma el catedrático Daniel Crespo, es no tomar en cuenta que los tiempos de la diplomacia son diferentes.

Toda negociación comercial requiere de mesas técnicas. Crespo dice que hay temas sensibles que pueden afectar el tejido económico. “Por ejemplo, hace semanas el Presidente anunció la compra de carne y lácteos a Uruguay y la reacción de los ganaderos fue fatal”.

La Cancillería asegura que se prevén 12 acuerdos comerciales. Entre estos están ser miembro pleno de la Alianza del Pacífico, y eso requiere terminar la negociación con México. También trabajan en un TLC con China y Corea de Sur; además de acuerdos de comercio con Costa Rica y Rep. Dominicana. Otro acercamiento tiene que ver con Canadá, EE.UU. y Japón.

Política migratoria

La Cancillería confirmó que recibió un documento no vinculante de EE.UU. sobre un pedido para la creación de un marco regulatorio de la migración. Está en análisis y aún no puede emitir una posición.

Crespo apunta que EE.UU. busca contener la migración en los mismos países de América del Sur. Por eso es importante abrir el diálogo para conocer las implicaciones para la comunidad migrante ecuatoriana y los refugiados.