Policía investiga las armas y explosivos encontrados en un vehículo abandonado frente a cárcel de Cotopaxi

Las evidencias. Foto: Cortesía Policía Nacional de Cotopaxi

Las evidencias. Foto: Cortesía Policía Nacional de Cotopaxi

El personal de la policía verificó el vehículo que fue abandonado en el sitio. Foto: Cortesía Policía Nacional Cotopaxi

Los agentes de la Policía Nacional investigan la procedencia de las armas y granadas que fueron abandonadas en un vehículo en los exteriores del Centro de Rehabilitación Regional Cotopaxi. El hecho ocurrió a las 01:00 de este jueves 15 de abril del 2021.

Juan Carlos Salazar, jefe del Distrito de Policía en Cotopaxi, explicó que la policía penitenciaria informó que un automotor permanecía estacionado frente a la puerta principal de la cárcel de Latacunga.

Indicó que el personal de la policía verificó el vehículo que fue abandonado en el sitio. El personal especializado realizó el registro de automotor marca Chevrolet. En el interior encontraron dos granadas tipo piña, un fusil marca Fal. Además, 9 cartuchos Cal, dos alimentadoras y una pistola 9 milímetros.

La Policía trabaja para encontrar a quienes dejaron las evidencias en el vehículo. Foto: Cortesía Policía Nacional de Cotopaxi

El gendarme explicó que una vez recogidas las evidencias, el auto ingresó a los patios de la Policía Judicial de Cotopaxi, mientras que las armas permanecen en las bodegas de la institución. Salazar contó que las indagaciones se mantienen para localizar a los autores y cómplices de ese delito.

El jefe de Policía en Cotopaxi aseguró que las seguridades externas en el centro penitenciario se reforzaron hace tres semanas, luego que una persona sospechosa intentara ingresar por una de las paredes de la cárcel 20 cuchillos y sustancias estupefacientes.

“Escaló el muro de 4 metros de alto y quedó atrapado en las concertinas, fue captado por un patrullero y los guardias de la torres 2 de la cárcel. El sospechoso se declaró responsable del hecho y lo sentenciaron a 20 meses de presión”, declaró Salazar.