¿Cuál es el estado de salud de Guillermo Lasso por e…
Iza pide traer productos del campo a Quito para sost…
Marlon Santi y Salvador Quishpe discrepan públicamen…
Asamblea Nacional invita al diálogo al Gobierno y la Conaie
De forma virtual debatirán en la Asamblea el pedido …
Tiroteo en Oslo deja dos muertos y 21 heridos en bar…
¿Cómo amanece Quito este 25 de junio? ECU 911 emite …
Destitución presidencial, un recurso difícil de lograr

Un policía falleció en Latacunga por posible contagio de covid-19

Imagen referencial. El personal es constantemente evaluado en su salud y si hay casos sospechosos son aislados en uno de los albergues de la institución. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Imagen referencial. El personal es constantemente evaluado en su salud y si hay casos sospechosos son aislados en uno de los albergues de la institución. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Imagen referencial. El personal es constantemente evaluado en su salud y si hay casos sospechosos son aislados en uno de los albergues de la institución. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

El Sargento Primero de Policía, Wilson Velasco, murió el pasado sábado 30 de mayo del 2020, por un posible contagio de covid-19. El uniformado pertenecía a las filas del Comando de Policía de Tungurahua. Además, se desempeñaba como saxofonista de la orquesta institucional.

Velasco, de 43 años, trabajaba hace 20 años en la policía. Jaime Amores, jefe de la Subzona de Policía de Tungurahua, dijo que el jueves 28 de mayo fue atendido en el dispensario médico de la institución; detectándole un cuadro de bronquitis, por esa razón recibió tres días de descanso domiciliario.

Indicó que al presentarse cambios en su cuadro clínico asistió a una casa de salud donde recomendaron su hospitalización, sin embargo, se habría negado a quedarse. Una llamada telefónica registrada a las 08:30 del sábado 30 de mayo al Sistema de Seguridad ECU 911 alertó sobre su fallecimiento.

Velasco hace un año era parte del Comando de Policía de Tungurahua. Estaba casado y tenía dos hijos. “Más de 200 uniformados hemos estado en primera línea, ingresamos a la cárcel de Ambato durante el amotinamiento con todos los protocolos de bioseguridad sin presentarse casos”, mencionó Amores.

Aseguró que el personal es constantemente evaluado en su salud y si hay casos sospechosos son aislados en uno de los albergues de la institución.