En Estados Unidos premian a equipo que negoció acuer…
Los contrastes de lluvias en el sur y sol en el nort…
Nueva gerencia del Metro también cree que la asisten…
Nuevo seguro para Coca-Codo Sinclair se contratará; …
Alcalde Jorge Yunda dispuso que en todos los mercado…
Fondo Ambiental patrocinó proyectos en Quito con USD…
Indígenas de Cotacachi, en Imbabura, realizaron toma…
Lluvia y granizo provoca acumulación de agua, inunda…

En Pichincha, las llamadas al ‘call center’ 171 y las derivaciones suben

Desde junio del 2020, la plataforma telefónica registra más casos sospechosos de covid-19. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Desde junio del 2020, la plataforma telefónica registra más casos sospechosos de covid-19. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Desde junio del 2020, la plataforma telefónica registra más casos sospechosos de covid-19. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

La semana anterior, María -nombre protegido- presentó algo de tos seca y malestar corporal. Para descartar complicaciones, su hermano llamó a la línea 171, opción 5. Esta fue habilitada en marzo por el Gobierno para brindar información sobre covid-19, hacer un triaje o selección de pacientes y agendar citas médicas, vía telemedicina o presencial.

Durante la conexión -cuenta- contestó preguntas sobre los síntomas más comunes: fiebre mayor a 38 grados, dificultad para respirar, problemas gastrointestinales, pérdida de olfato y de gusto y tos seca.

Luego le consultaron si ha estado cerca de un caso confirmado o sospechoso de coronavirus y desde cuándo se sentía mal. Como los síntomas de María no eran intensos, le recomendaron guardar reposo en casa y comunicarse nuevamente si empeoraba. “No nos derivaron a telemedicina, pero la explicación nos dejó más tranquilos; evitamos ir a un hospital, donde no hay camas”.

Pero si María hubiera tenido molestias graves la hubieran pasado a telemedicina o a una unidad médica para que la chequearan de forma presencial.

La mujer es de Pichincha, segunda provincia con más infectados: 18,05% de 61 373 en el país. Desde el mes pasado, la cifra de contagios ha ido en aumento. Igual que el número de llamadas de personas con síntomas de covid-19 derivadas a telemedicina y a una casa de salud, por el ‘call center’ 171.

En marzo, inicios de la emergencia, 4 819 casos se remitieron a telemedicina, desde Pichincha. En mayo, 5 506 y en junio fueron 7 902.

El incremento es del 64% de ciudadanos que requirieron atención de un médico, por esta modalidad. En este mes, las cifras se mantienen altas; hasta el lunes 13 de julio del 2020 se derivó a 4 377 personas a telemedicina.

Lo mismo ocurrió con el número de usuarios enviados a casas de salud. En marzo hubo 505. Mientras que en junio, 1 901, más del triple. Junio es el mes con más llamadas; coincide con el paso al semáforo amarillo (3 de junio).

En lo que va de este mes se han derivado 495 casos desde el 171 a citas presenciales, según la CNT, entidad a cargo de la plataforma de atención telefónica. Se han realizado mejoras -señala su gerenta Martha Moncayo- principalmente, en la velocidad de respuesta. “El tiempo promedio de espera para ser atendido por un médico es de cinco minutos”.

Todo depende de la cantidad de llamadas y del personal disponible, señala sobre las quejas de otros usuarios. En este servicio se llegó a contar con 202 médicos voluntarios y 410 estudiantes del último año de Medicina, que han estado activos en diferentes períodos.

Los médicos voluntarios pertenecen a entidades públicas y privadas, como las universidades Central, Politécnica de Chimborazo, San Francisco de Quito, PUCE y otras.

Vinicio Molina es un galeno de 29 años. Labora desde marzo en el ‘call center’ del 171. A diario recibe algo más de 35 llamadas de pacientes sospechosos de tener covid-19. Los oye y hace un triaje telefónico.

A quienes tienen altas probabilidades de estar infectados los remite a un médico para que los atienda en persona. Agenda la cita y luego les hace seguimiento. “Desde junio, la mayoría es altamente sospechosa. El 60% de usuarios fue a una unidad de salud; el 5%, al ECU-911, ya que presentan síndrome respiratorio agudo y severo y necesitan ser trasladados en ambulancia”.

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, dijo que la alta demanda de hospitalización se mantendrá una o dos semanas más. Aunque el epidemiólogo Marcelo Aguilar no es tan optimista. Le preocupa que se supere toda la capacidad sanitaria, si no se contiene al virus.