14 de August de 2009 00:00

Palma reanudó el diálogo en la Compañía Ecuatoriana del Caucho

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Cuenca
cuenca@elcomercio.com

La presencia  de Tito Palma, viceministro de Trabajo,    agilitó el diálogo en el conflicto que se registra  desde hace 15 días en   la Compañía Ecuatoriana del Caucho (Erco), en Cuenca.
  
El escenario para una  solución es posible  luego de tres reuniones. Una con los empleadores y otra con los 453 miembros del Comité de Empresa de Erco, quienes hace dos semanas  se tomaron las instalaciones de la planta industrial y paralizaron la producción. La tercera  reunión fue con ambas partes en conflicto.

Para Darwin Zabala, vicepresidente de Finanzas de Erco, la presencia mediadora de Palma permitió generar un diálogo con el Comité de Empresa, el cual  estaba muerto. “El Viceministro está de acuerdo con nosotros en que la medida debe ser depuesta para poder alcanzar algún acuerdo”.

La parte medular del pliego de cinco peticiones,  por el que empezó la huelga,  tiene relación  con el retiro del Sistema Integrado de Manufactura (SIM), que  monitorea el tiempo que trabaja  la maquinaria que opera el empleado .

El Comité de Empresa asegura que este es un sistema que genera presión excesiva en la jornada laboral. Aseguran que el final del mes, los tiempos que acumuló el Sistema, pese a que   la máquina estuvo detenida, son descontados del pago del trabajador.

Para Zabala, este Sistema no afecta en ningún momento  la remuneración de los trabajadores. “Se están haciendo peritajes para determinar si  hay alguna conexión con el sistema de remuneración variable y el SIM”.

Patricio Ortiz, abogado del Comité de Empresa Erco, dice que la propuesta de que se retire el SIM fue analizada por Palma. “La idea es conversar sobre este sistema y delimitarlo para que no afecte ni a la salud ni a la remuneración”.

Hasta ahora no hay acuerdos concretos, pero las partes involucradas  en el conflicto reconocen que se dieron los primeros pasos para llegar a acuerdos.

Según Palma, la actitud de las dos partes en las reuniones de diálogo creó  un ambiente donde se  pueden  generar acuerdos.

Sobre el SIM, el funcionario del Ministerio de Trabajo asegura que el problema generado se debe a una  falta de comunicación entre empleados y empleadores. “El sistema no tiene nada que ver con el pago a los empleados”.

Él asegura que como mediador del conflicto  propuso que el sistema  debe socializarse  para determinar con exactitud su  función.

Erco emitió ayer un comunicado donde  señala  que la empresa trabaja con este sistema desde hace más de 10 años. Se aplica a  los
procesos conocidos como ‘mixer’ y extrusión. La empresa  mostró su preocupación porque si se  deja de producir llantas se convertiría en una comercializadora.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)