10 de julio de 2019 07:52

Los obreros indios que trabajan en las alturas del desierto de Ladakh

Ubicados cerca del paso de Chang La, que se alza a una altura de 5 360 metros (17 590 pies), los 13 hombres, cuya casa se encuentra en el estado oriental de Jharkhand, tienen poca experiencia en climas fríos. Foto: AFP

Ubicados cerca del paso de Chang La, que se alza a una altura de 5 360 metros (17 590 pies), los 13 hombres, cuya casa se encuentra en el estado oriental de Jharkhand, tienen poca experiencia en climas fríos. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En el desierto de Ladakh, en el Himalaya, a más de mil kilómetros de sus casas, un grupo de obreros indios arregla una de las carreteras más altas del mundo, una tarea dura pero bien pagada.

Igual que muchos hombres de las regiones más pobres de India, estos 13 jóvenes del estado de Jharkhand (este) fueron contratados para trabajar cuatro meses en medio de las montañas rocosas y los vientos helados de esta región, la prolongación en India del Tíbet.

Instalados cerca del puerto de montaña de Chang La, a 5 360 metros de altitud, los obreros no están acostumbrados al frío intenso.

Sushil Tudu, de 35 años, trabajador de mantenimiento de caminos del estado de Jharkhand, en el este de India, baja las palas por una ladera a lo largo de la carretera del lago Pangong. Foto: AFP

Sushil Tudu, de 35 años, trabajador de mantenimiento de caminos del estado de Jharkhand, en el este de India. Foto: AFP


Pero cuando acabe la temporada podrán llevarse a su casa 40 000 rupias (520 euros) , una suma considerable para los obreros en India.

“Vengo aquí para encontrar trabajo y ganar un poco de dinero”, explica Sushil Tutu, de 35 años. “Me gustan las obras en las carreteras (...) Me gustan en todas partes”.

Los obreros trabajan seis días por semana. El domingo lo dedican a lavar la ropa, a lavarse y a afeitarse.

Todo su trabajo lo hacen con las manos desnudas o con una pala. Para sacar la arena y las rocas usan sacos.

A veces otros obreros de la región, junto a sus mujeres, trabajan con ellos.

La carretera en la que trabajan permite a los turistas llegar al espectacular valle del Nubra y al lago Pangong. Pero las carreteras de Ladakh también tienen un interés estratégico porqué se trata de una región muy militarizada que une India, China y Pakistán.

Para muchos obreros, venir hasta Ladakh les permite ganarse la vida ya que en India la tasa de desempleo está a su nivel más alto desde hace cuatro décadas, según datos de la prensa.


Cada mañana el grupo de obreros sube a un camión para llegar a su lugar de trabajo tras un desayuno a base de pan y .

Cuando se pone el sol vuelven a su humilde campamento y comen un plato de arroz con lentejas.

Las tiendas no tienen electricidad y los obreros utilizan calentadores para cocinar y hervir el agua. Pero no le importa. “Si puedo volveré a trabajar aquí” dice Sushil Tutu, de 35 años.

Las migraciones de trabajo entre las diferentes regiones de India son corrientes. Pero millones de migrantes trabajan en condiciones peligrosas, con poca o ninguna protección social, según la organización Aajeevika Bureau.

“En casa no conseguimos ahorrar, comemos y bebemos y se acaba el dinero. El trabajo está bien en Ladakh, me gusta la montaña. Sin embargo no me gusta el frío” , explica Rajshekhar, un obrero de 33 años.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)