México: Hallan a 28 migrantes hacinados en una ambulancia
Alcantarillado sanitario y pluvial es deficiente en …
Mantra retratos para la contemplación
Inseminación casera, una opción de las parejas homop…
Cuerpo de bebé hallado en cárcel fue robado de un cementerio
Un hombre que cenaba en un restaurante de Guayaquil …
Gabriel Boric: ‘Venezuela es una experiencia q…
COE Metropolitano decidirá sobre cambio de alerta en Quito

Seguro de desempleo o cesantía, ¿Cuál es la mejor opción si se queda sin trabajo?

El Fondo de Cesantía y el Seguro de Desempleo son las opciones a las que pueden acceder los afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) que han quedado desempleados. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El Fondo de Cesantía y el Seguro de Desempleo son las opciones a las que pueden acceder los afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) que han quedado desempleados. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El Fondo de Cesantía y el Seguro de Desempleo son las opciones a las que pueden acceder los afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) que han quedado desempleados. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Las personas que se encuentran desempleadas tienen dos maneras para contar con dinero líquido mientras vuelven a insertarse en el mercado laboral.

El Fondo de Cesantía y el Seguro de Desempleo son las opciones a las que pueden acceder los afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) que se quedan sin empleo.

La primera figura consiste en la entrega de una cantidad de dinero al afiliado que se encuentra cesante.

Según detalla la página web de la entidad, el fondo se financia con el 2% del aporte mensual del trabajador. Estos recursos se acumulan en la cuenta individual del afiliado y ganan rendimientos financieros.

Si el usuario decide retirar el monto acumulado, el desembolso será entregado por una sola vez.

El seguro de desempleo, en cambio, se nutre con el 1% de aportación del empleador, el cual constituye un fondo solidario.

Este fondo cubrirá el 70% del salario básico unificado vigente a la fecha de la separación y se pagará de manera fija y mensual, durante cinco meses.

Aunque cada prestación tiene sus propias reglas y se tramitan a través de la misma entidad existe la duda en los usuarios sobre: ¿Cuál es la opción a la que conviene acceder si me quedé desempleado?

El economista Carlos Illescas, especialista en finanzas personales, detalla tres puntos a tomar en cuenta antes de solicitar cualquiera de las dos figuras.

Necesidades urgentes

El experto recomienda, a las personas que perdieron su empleo, hacer un listado de las deudas o necesidades urgentes por cubrir. Si en el momento que fue separado de su trabajo, el afiliado tenía cuotas de préstamos vencidas, hipotecas, manutención o deudas en salud que no se podían refinanciar, la mejor opción es la Cesantía.

Esta prestación es recomendable, según Illescas, si los montos a pagar sobrepasan lo que recibiría con el Seguro de Desempleo.

Invertir y producir

Si el nuevo desempleado tiene como proyecto emprender para generar ingresos hasta conseguir un nuevo trabajo, también se recomienda optar por la Cesantía. De esta manera, una buena parte de lo que se recibe puede invertirlo como capital inicial para levantar un negocio.

Otra opción, también, es destinar el monto recibido a un ahorro programado o a una póliza de acumulación en una entidad financiera.

Disciplina financiera

Para las personas que no están sobreendeudadas, no tienen cargas familiares o por los general controlan sus gastos, el Seguro de Desempleo es la opción más razonable, señala Illescas.

Los usuarios con este perfil sabrán cómo adaptarse a un nuevo ingreso mensual, por más bajo que este sea. Este tipo de personas, incluso, podrán destinar cierta parte de la mensualidad al ahorro.

Por otro lado, el experto también recomienda aplicar al Seguro de Desempleo a las personas que no saben controlar sus gastos mensuales. “Es más fácil controlar y ajustarse a un ingreso fijo, que recibir una cantidad de golpe y no ser previsivo”, explica.

El usuario debe saber que no puede optar a ambos beneficios al mismo tiempo, sino que debe escoger uno. Si escoge el seguro de desempleo, una vez que finalice el pago de las cinco cuotas a las que tiene derecho, puede solicitar la cesantía siempre que queden recursos. Todo depende de lo ahorrado en este fondo. Se puede solicitar la cesantía luego de esperar 60 días desde la última vez que recibió el seguro.

Otro elemento a tener en cuenta es que el seguro de cesantía sirve de garantía de los créditos quirografarios en el Biess, por lo que si tiene un préstamo de este tipo en curso solo podrá retirar el saldo que no esté bloqueado debido al quirografario.

Suplementos digitales