Videos registran el movimiento del sismo en Japón qu…
Títeres se pasan a las redes sociales, para evitar e…
Tesoro al descubierto
El apoyo de los padres es clave para la adolescente …
Juan Enrique Quiñónez Schwank: ‘Las escuelas n…
COE cantonales se blindan por Ómicron
Al menos cuatro personas murieron durante una balace…
Consejo de Participación deberá pagar reparación a v…

Los juguetes de 2010 son ‘verdes’, tecnológicos y más económicos

Los fabricantes de juguetes, alentados por la recuperación del sector tras la crisis, apuestan este año en Estados Unidos a productos clásicos, ecológicos o de alta tecnología, pero ante todo baratos.

En la Feria Internacional del Juguete, que terminó el miércoles pasado en Nueva York, se presentaron desde los clásicos de construcción como Lego o Playmobil, pasando por un collar para comunicarse a través de Twitter con el perro, a la inevitable Barbie, que este año viene con cámara de video y es presentadora de televisión.

La bolsa de Santa Claus traerá de todo y para todos los gustos, pero en 2010 se preocupa sobre todo del bolsillo, a veces a expensas de la calidad.

El ‘juguete del año’ , designado en el evento por la Asociación de la Industria del Juguete (TIA), es Zhu Zhu (chanchito, en chino) del fabricante Cepia, un pequeño hámster robot de peluche que cuesta menos de USD 10.

“ Las tendencias este año son juguetes de precio accesible, con muchos productos ‘verdes’ por debajo de los USD 25, juguetes activos para el cuerpo y la mente y los tecnológicos baratos”, dijo Reyne Rice, portavoz de la TIA.

Según Michelle Winfrey, directora de marketing de Playmobil, otra tendencia notable es que “los padres están buscando juguetes con los cuales pueden jugar con sus hijos, y que no necesariamente implican alta tecnología”. La industria del juguete representa USD 75 000 millones anuales a nivel global y 21 000 millones solo en Estados Unidos, según cifras de la TIA.

Entre los juguetes ecológicos predominan productos en madera y propuestas originales como, por ejemplo, una jaula por USD 20 con todo lo necesario para criar gusanos reales, que a las tres semanas se convierten en mariposa.

Pero la tecnología sigue vendiendo, y bien. El Puppy Tweet del gigante Mattel tiene un sensor colgado al collar de un perro real que informa a su amo a través de mensajes breves en Internet lo que hace la mascota. Saldrá a la venta este verano (boreal) y costará unos USD 30.

Otra estrella son los Hexbug -a partir de USD 10-, microrrobots de colores vivos con forma de cucaracha, araña o cangrejo, sensibles al sonido, al tacto o incluso a la luz, capaces de recorrer laberintos.

Para conmemorar el 30 aniversario del clásico cubo de Rubik, hay una versión con sensibilidad al tacto como la de un iPhone. Otra, con efectos de luz y sonido, Rubik’s Slide, que saldrá en el otoño (boreal) por 18 dólares. Según Amy Bogin, asistente de marketing del fabricante Techno Source, es un juego “fácil de entender, táctil y adictivo”.

La Barbie este año también viene con tecnología: la versión Video Girl (USD 50) tiene disimulada una cámara de video en el pecho conectable a una computadora y que convierte a la muñeca rubia en espía que todo lo registra. Su fabricante hizo votar a los admiradores de la Barbie para definir su 125ª profesión: por decisión popular será periodista, presentadora estrella de noticiero en la televisión.

Alejándose del tradicional rosado para quienes les resulta empalagoso, Mattel presenta además a la Barbie en 12 versiones de vestido negro.

Entre los cerca de 100 000 productos presentados en la feria, a la que asistieron, según los organizadores, unas 32 000 personas en el centro de convenciones Javits, hay juguetes más sofisticados y obviamente más caros.

Beamz, un sistema interactivo para tocar música jugando, usa tecnología láser y cuesta USD 200, adaptable para niños, jóvenes o adultos.

En un rango superior, un asombroso robot humanoide a control remoto, Bioloid fabricado en Corea del Sur, camina como un ser humano y orienta su postura en función de la gravedad. Su costo: USD 1 200 y está hecho con plástico reciclado.

Suplementos digitales