884 kilómetros de vías de Tungurahua bajo el cuidado…
El ahorro educativo se apalanca en 3 productos
Ahorrar para la vejez, una tarea postergada
Guías penitenciarios, rehenes de las bandas
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 28 de …
Criptodivisas también saltan a la cancha
Gobierno pasará reforma tributaria sin cambios y rec…
Adultos mayores recuperan el tiempo de la pandemia

El sector público recibirá su décimo el 14 de agosto del 2021

Ingreso principal a la Plataforma Gubernamental, ubicada en el sur de Quito. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El Ministerio de Finanzas anunció que pagará antes del plazo establecido el decimocuarto sueldo o bono escolar a los funcionarios públicos de la región Sierra y Amazonía.

La Cartera de Estado tiene previsto cancelar hasta el próximo 14 de agosto este beneficio a 189 473 trabajadores del sector estatal que decidieron acumularlo; es decir, un día antes del plazo establecido en la normativa legal.

Para cumplir con el pago de este aguinaldo, se destinarán USD 63,4 millones, de acuerdo con datos del Ministerio de Economía y Finanzas, cuya fuente de financiamiento será la recaudación tributaria.

El decimocuarto es un beneficio contemplado en el artículo 113 del Código de Trabajo, para todos los trabajadores en relación de dependencia, que corresponde a un salario básico; es decir, de USD 400.

Este dinero se puede cobrar mensualmente o puede ser acumulado, por decisión del trabajador. Quienes no acumulan reciben mes a mes el valor proporcional de dicho rubro y debe estar claramente identificado en su rol de pago.

El pago de este aguinaldo coincide con el inicio del periodo escolar, que para la Sierra y Amazonía está próximo a comenzar y muchos de los trabajadores suelen usarlo para cubrir estas necesidades, si tienen hijos que estudian.

Eulalia Crespo tiene 34 años y es servidora pública. Hace un año recibió un sueldo básico completo como décimo, que lo destinó al pago de la matrícula de su hijo de 6 años y para abonar la cuota de una computadora portátil.

Pero, en el último trimestre del año pasado, Crespo tuvo una reducción de jornada y, con ello, de sus ingresos, después de que la institución pública donde labora se acogiera a la Ley de Apoyo Humanitario. Ella pasó a trabajar solo seis horas al día y, por eso, el décimo que recibirá en este año será de USD 295, según le indicó la Unidad de Talento Humano de la entidad.

Para bajar gastos, este año cambió a su hijo a una escuela fiscal. Gracias a esos ajustes de presupuesto, Crespo piensa guardar su decimocuarto como un fondo de ahorro para gastos de emergencia.

Desde la llegada de la pandemia, las jornadas laborales de algunas entidades, tanto del sector público como privado, han tenido reducciones de horas, lo cual también ha impacto en los pagos de bonificaciones, como la decimocuarta y decimotercera remuneración.

El Ministerio de Trabajo emitió un Acuerdo sobre la reducción de la jornada el año pasado, cuando dispuso que estos beneficios económicos se paguen a esos empleados de manera proporcional a las horas efectivamente trabajadas.

La decisión se basó en el artículo 82 del Código de Trabajo, que regula la jornada parcial. Con base en eso se hicieron los ajustes informáticos del Ministerio, que arroja la parte proporcional del beneficio a pagar de forma directa, dice la abogada Verónica Velásquez.

Para Gabriel Recalde, director del Centro de Estudios de la Política Laboral (Cespla), el artículo 113 del Código de Trabajo señala con claridad que el decimocuarto es un salario básico completo, que este año es de USD 400. Por tanto, él considera que no cabe aplicar el artículo 82 y debe pagarse de forma completa aun cuando exista jornada parcial o reducida. “El artículo 82 puede aplicar para otros beneficios, pero no para el bono escolar que es un salario básico”.

Por este y otros temas de la Ley Humanitaria los sindicatos presentaron el año pasado una demanda de inconstitucionalidad en la Corte Constitucional, pero hasta ahora el ente no se ha pronunciado.

Desde hace cinco años, Isabel Sarmiento, otra funcionaria pública, destina el décimo que recibe en este mes para cubrir gastos de exámenes y estudios anuales de su madre, quien padece de cáncer.

“No voy a recibir completo el décimo porque estoy con jornada reducida y eso va a significar que tenga que pagar con tarjetas o con mi salario”, cuenta con preocupación.

Considerando esa situación, Sarmiento anticipa que tendrá que pedir prestado dinero o cancelar con tarjeta lo que le falte para esos gastos.

Finanzas informó que el año pasado recibieron el décimo 189 136 servidores de la Sierra y Amazonía que lo acumularon.

No olvide

La fecha límite de pago de la decimocuarta remuneración en la Sierra y Amazonía es el 15 de agosto.

El periodo para el cálculo que comprende el pago, va desde el 1 de agosto hasta el 31 de julio del año siguiente.

Para acumular el décimo, el trabajador debe presentar la solicitud por escrito a su empleador, en enero.

La multa por incumplir con el pago del décimo va de tres salarios básicos hasta 20.

Suplementos digitales