Presidente Guillermo Lasso viajará a Perú para la in…
El abandono de perros es común, pero difícil de sancionar
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 27 de julio del 2021
Ocho variantes de coronavirus se mueven más en Ecuad…
Beneficios de prelibertad a favor de los presos tard…
El aroma del café de altura de Ecuador gana mercados
Testimonio: ‘Hay que tenerle respeto al páramo, sino…
El servicio de bus no llega a todas las comunas rura…

Turquía pide a Trump que reconsidere su política hacia los refugiados

El viceprimer ministro turco Numan Kurtulmus llamó este martes 31 de enero del 2017 al presidente estadounidense Donald Trump a reconsiderar el controvertido decreto que suspende la entrada a Estados Unidos de refugiados y de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

“Es imposible aceptar” esta decisión, motivada por “la islamofóbia, los sentimientos antiinmigración y la xenofobia crecientes en Occidente”, afirmó Kurtulmus, citado por el diario Habertürk.

“No se puede catalogar categóricamente como malos a los ciudadanos de ningún país”, agregó, llamando a la administración estadounidense a “revaluar” esta decisión.

El decreto firmado el viernes por Trump prohíbe durante 90 días la entrada a territorio estadounidense a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana considerados por Washington como viveros terroristas: Irán, Iraq, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

El ejecutivo estadounidense afirma querer impedir así la entrada en el país de “terroristas islamistas radicales”.

“Es extremadamente ofensivo que se haya tomado una decisión como esta en un país como Estados Unidos, conocido por ser un crisol de gentes de todas las religiones y etnias”, lamentó Kurtulmus.

“No es correcto. Esta decisión crea discriminación entre las personas”, agregó.

Turquía acoge a unos 2,7 millones de refugiados sirios y a unos 300 000 refugiados iraquíes.

Ankara espera que la llegada de Trump a la Casa Blanca favorezca una mejora de sus relaciones con Washington.

Las relaciones turco-estadounidenses se degradaron considerablemente en los últimos meses, en particular por la extradición del predicador Fethullah Gülen -reclamada por Ankara, que lo acusa del golpe de Estado fallido del 15 de julio-, pero también por el apoyo estadounidense a las milicias kurdas en Siria.