Ejecutivo definió temas que saldrán en consulta popular
Concejo de Quito trata las inconsistencias en proces…
Gobierno entregará USD 2,5 millones a indígenas para…
Denuncian violaciones colectivas de más de 50 mujere…
Más de 10,8 millones de vacunas contra covid-19 está…
Mujer denuncia a influyente cardenal de Canadá por a…
Tres personas resultaron heridas por siniestro vial en Quito
Afganistán retrocedió en derechos humanos en un año

Pompeo acusa al consulado chino en Houston de ser un centro de espionaje

El secretario de Estado Mike Pompeo pronuncia un discurso sobre China. Foto: AFP

El secretario de Estado Mike Pompeo pronuncia un discurso sobre China. Foto: AFP

El secretario de Estado Mike Pompeo pronuncia un discurso sobre China. Foto: AFP

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo el jueves 23 de julio del 2020 que el consulado de Pekín en Houston que fue cerrado esta semana por Washington, era un centro de espionaje para obtener secretos comerciales y llamó a las “naciones libres” a frenar la “nueva tiranía” de China.

“Esta semana cerramos el consulado de China en Houston porque era un centro de espionaje y robo de propiedad intelectual”, dijo Pompeo en un discurso en California.

“China nos quitó nuestra preciada propiedad intelectual y secretos comerciales que cuestan millones de empleos en todo Estados Unidos”, agregó.

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos aprovechó el discurso para pedir a las “naciones libres” del mundo que se comprometan a triunfar sobre la amenaza de lo que consideró una “nueva tiranía” del gigante asiático.

“Hoy China es cada vez más autoritaria en su país y más agresiva en su hostilidad hacia la libertad en cualquier otro lugar”, dijo Pompeo en un discurso que dejó claro el alto grado de rivalidad que existe entre las dos potencias.

“Si el mundo libre no cambia la China comunista, la China comunista nos cambiará”, agregó con estridencia, y recordó la Guerra Fría Estados Unidos libró con la Unión Soviética.

Pompeo acusó a Pekín de aprovecharse de la generosidad estadounidense y de otros países occidentales para implementar reformas y unirse a la economía global en las últimas cuatro décadas.

Agregó que China había roto los compromisos internacionales sobre la autonomía de Hong Kong, sobre el Mar del Sur de China y sobre poner freno al robo de propiedad intelectual.