Explosión del Sangay deja un espectáculo de fuego y …
Organizaciones exigen leyes para el respeto de los d…
Las peores lluvias en 80 años en Corea del Sur dejan…
Taiwán comienza un simulacro de defensa con fuego re…
Pequeños lectores aprenden y se divierten con Súper Pandilla
Kiev: Un ataque a la central nuclear de Zaporiyia af…
Incendio causó daños en tres inmuebles del cantón Fl…
Transeúnte impidió el suicidio de un hombre en Ambato

Una joven fue declarada muerta en hospital; horas después notaron que respiraba en la funeraria

Imagen referencial. Una mujer de 20 años fue declarada muerta en Estados Unidos. Horas después, la funeraria en la que estaban sus restos descubrió que aún respiraba y fue trasladada a un hospital. Foto: Reuters

Imagen referencial. Una mujer de 20 años fue declarada muerta en Estados Unidos. Horas después, la funeraria en la que estaban sus restos descubrió que aún respiraba y fue trasladada a un hospital. Foto: Reuters

Imagen referencial. Una mujer de 20 años fue declarada muerta en Estados Unidos. Horas después, la funeraria en la que estaban sus restos descubrió que aún respiraba y fue trasladada a un hospital. Foto: Reuters

Lisa (nombre protegido) aún no podía digerir la pérdida de su hija, de 20 años, cuando recibió una llamada preocupante domingo 23 de agosto del 2020. Los dueños de la funeraria, en la que se encontraban los restos de la joven, le informaron que aún respiraba, horas después de haber sido declarada muerta por en equipo médico de Detroit, en Estados Unidos.

La cadena televisiva ClickOnDetroit recogió el relato de Lisa, quien afirmó que su hija había sufrido un paro cardíaco la mañana del domingo 23. Entonces, llamó a Emergencias y un grupo de paramédicos del Departamento de Bomberos de Southfield, localidad de Detroit, arribaron a su hogar.

Los médicos aplicaron maniobras de reanimación cardiopulmonar para salvar a la joven durante 30 minutos y la trasladaron al Hospital Ascension Providence. Allí, según la madre, un especialista de urgencias la declaró muerta aquel día. 

"Señora, se ha ido", le dijo el galeno a la madre. "Yo le dije: ¿Está absolutamente seguro de que mi hija se fue?", recuerda que respondió. El equipo médico le confirmó su muerte por segunda ocasión. 

Los especialistas afirmaron que, tras anunciar su fallecimiento, enviaron su cuerpo a la oficina del médico forense del condado de Oakland sin hacer nada. Después entregaron el cadáver a la familia. Entonces, la madre llevó a su hija a la funeraria Cole, en Detroit.

Sin embargo, pasadas las 12:00 de ese mismo domingo 23, recibió la noticia: su hija, declarada muerta cuatro horas antes, aún respiraba. "Señora, su hija está de camino al Hospital Sinai Grace. Ella está respirando. Ella está viva”, le comunicaron a Lisa.

La madre no lo podía creer. Según la versión del personal de la funeraria, estaba a punto de comenzaron el proceso de tratamiento de formol cuando notaron que la joven todavía tenía una débil frecuencia cardíaca de 80 latidos por minuto (lo normal es de 120 a 180). 

Lisa aún no sabe si su hija sobrevivirá, pues su cuadro clínico es muy grave. 

Las autoridades locales, por su parte, pidieron una aclaración del parte médico al Departamento de Bomberos de Southfield, que documentaron la muerte de la joven. "Un médico del departamento de emergencias local declaró al paciente fallecido basándose en la información médica proporcionada por el Departamento de Bomberos de Southfield en el lugar", reza el mensaje inicial del boletín informativo, publicado por ClickOnDetroit.

La unidad afirmó que los "Departamentos de Bomberos y Policía de Southfield siguieron todos los protocolos y procedimientos apropiados de la ciudad, el condado y el estado en este caso. La ciudad de Southfield está llevando a cabo actualmente una investigación interna exhaustiva además de la Autoridad de Control Médico del Condado de Oakland, quien informará sus hallazgos a la Oficina de Servicios de Emergencias Médicas, Trauma y Preparación del Estado de Michigan", detalló.