Al menos 2 heridos y 40 damnificados en Perú por sis…
Chapecoense: La promesa del último hombre rescatado …
Daños en infraestructuras en Loja y Zamora por sismo en Perú
Técnicos evaluaron los túneles en Guayaquil por prec…
Transportistas escolares esperan que COE apruebe afo…
Colapso de viviendas y sectores sin electricidad en …
Sismo de magnitud 7.5 en Perú fue sentido en localid…
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 28 de …

Jinping a Biden: Respaldar a Taiwán es ‘jugar con fuego’

Los presidentes de EE.UU., Joe Biden, y de China, Xi Jinping, mantuvieron una reunión virtual. Foto: Captura

El presidente de China, Xi Jinping, advirtió a su homólogo estadounidense, Joe Biden, de que respaldar a Taiwán “para lograr la independencia” o “utilizar” la isla “para controlar a China” es “jugar con fuego, y los que juegan con fuego se queman”.

Así lo ha expresado el Mandatario chino en la primera reunión cara a cara, aunque esta vez virtual, que ha mantenido el lunes 15 de noviembre del 2021 con el inquilino de la Casa Blanca desde que llegó a la misma. En su etapa como vicepresidentes ya habían celebrado encuentros anteriormente.

“La aspiración común de todo el pueblo chino es lograr la reunificación completa de China. Somos pacientes y estamos dispuestos a hacer todo lo posible para luchar por la perspectiva de la reunificación pacífica con la mayor sinceridad, pero si las fuerzas separatistas de la ‘independencia de Taiwán’ provocan y fuerzan su paso, o incluso traspasan la línea roja, tendremos que tomar medidas decisivas”, ha añadido el Presidente chino, según la agencia de noticias Xinhua.

Al respecto de esta cuestión, Biden ha señalado que mantiene sus “compromisos” en la región apostando por un “Indo-Pacífico libre y abierto”, al tiempo que ha reiterado la “importancia” de la libertad de navegación y sobrevuelo seguro para la “prosperidad”.

“En Taiwán, Estados Unidos sigue comprometido con la política de ‘una sola China’, guiada por la Ley de Relaciones con Taiwán, los tres comunicados conjuntos y las seis garantías”, ha defendido, informa la Casa Blanca.

Por otro lado, el presidente estadounidense ha expresado a Xi su preocupación por las “prácticas” de Pekín en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong, así como “por los Derechos Humanos en general”, por lo que ha destacado la “necesidad de proteger a los trabajadores y las industrias estadounidenses de las prácticas económicas y comerciales injustas de China”.

Los dos líderes también han intercambiado puntos de vista sobre “desafíos regionales clave”, incluidos Corea del Norte, Afganistán e Irán, a la par que han establecido las formas para que las dos partes continúen las conversaciones en una serie de áreas.

Prevenir el conflicto

El Mandatario estadounidense ha pedido también a Xi “asegurar que la competencia” entre los países “no se desvíe hacia un conflicto, ya sea intencionado o no”, sino que sea una “competencia simple y directa”.

“Me parece que necesitamos establecer algunas barreras de sentido común, ser claros y honestos cuando no estamos de acuerdo, y trabajar juntos donde nuestros intereses se cruzan, especialmente en asuntos globales vitales como el cambio climático“, ha apuntado Biden.

Asimismo, ha incidido en que nada de ello supone un “favor” para Pekín o Washington, si no que “lo que hace el uno por el otro” supone un “liderazgo mundial responsable”. “Y usted es un líder mundial importante, al igual que Estados Unidos”, ha reconocido ante Xi.

En esta línea, ha subrayado que la relación bilateral de China y Estado Unidos “tendrá un impacto profundo” en ambos territorios, pero también en “el resto del mundo”, por lo que, ha añadido, “todos los países tienen que jugar con las mismas reglas”.

De este modo, Biden ha demandado una relación en la que ambos sean “abiertos y sinceros” y tengan una comunicación “honesta y directa” sobre las prioridades e intenciones de ambas partes.

Por su parte, Xi se ha referido a su “viejo amigo” para subrayar que tanto China como Estados Unidos enfrentan “múltiples desafíos juntos”, y abogar por la “comunicación y cooperación” de ambas como las “dos economías mas grandes del mundo” y miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU que son.

“Todos debemos gestionar bien nuestros asuntos internos y, al mismo tiempo, asumir nuestra parte de responsabilidades internacionales y trabajar juntos para promover la noble causa de la paz y el desarrollo mundial”, ha dicho.

Así, ha señalado que este es el “deseo compartido” de la gente de los dos países y “de todo el mundo”. “Se requiere una relación sólida y estable entre China y Estados Unidos para promover el desarrollo respectivo de nuestros dos países y para salvaguardar un entorno internacional pacífico y estable, incluida la búsqueda de respuestas efectivas a los desafíos globales como el cambio climático y la pandemia de covid-19“, ha ahondado.

‘Respetarse mutuamente’

Por ello, ha resaltado que Pekín y Washington “deben respetarse mutuamente, convivir en paz y buscar una cooperación de beneficio mutuo”. Asimismo, ha expresado su disposición a trabajar con Biden para “generar consenso, tomar medidas activas y hacer avanzar las relaciones en una dirección positiva”.

“Hacerlo promovería los intereses de nuestros dos pueblos y respondería a las expectativas de la comunidad internacional”, ha asegurado el Mandatario chino en el marco de su diálogo con Biden.

La cita virtual se produce después de que Pekín haya publicado recientemente un comunicado en el que expresaba su voluntad de “mejorar los intercambios y la cooperación” con Estados Unidos. Además, ambos países llegaron la semana pasada a un acuerdo para acelerar sus acciones en la lucha contra el cambio climático.

No obstante, también se desarrollan tensiones actualmente entre los países. Entre ellas, Taiwán es uno de los temas que más conflicto genera en las relaciones bilaterales entre ambas potencias, pues la isla denuncia con el apoyo de Washington los constantes sobrevuelos de aviones militares chinos en el espacio aéreo taiwanés, lo que China ha criticado.

Pekín considera Taiwán como parte de su territorio pese a que es independiente ‘de facto’ desde el final de la guerra civil china en 1959.

Además, Washington condena el “genocidio y crímenes contra la humanidad” ejercida por Pekín en la represión de los musulmanes uigures y de otras minorías en la región de Xinjiang.

Suplementos digitales