Ricardo Rivera, tío de Glas, saldrá de prisión con r…
Asamblea logra ratificarse en observaciones al presu…
Productores denuncian quema de bosques para sembrar maíz
Trabajadoras sexuales exigen que se respete su labor…
Operar el Metro en el 2022, entre las ofertas de Guarderas
Trabajadores tendrán jornada laboral más corta en Em…
Constructores piden al Biess mayor asignación de hip…
Chile aprueba el matrimonio igualitario

Empleado de una morgue cometió vejaciones sexuales a cadáveres

David Fuller, de 67 años, que trabajaba como electricista en varios hospitales, fue detenido a finales de 2020 tras pruebas de ADN. Foto: Twitter Policía de Kent

Un empleado británico admitió el asesinato de dos mujeres y decenas de vejámenes sexuales a cadáveres en morgues, un caso único en la historia judicial de Gran Bretaña.

David Fuller, de 67 años, que trabajaba como electricista en varios hospitales, fue detenido a finales de 2020 tras pruebas de ADN de un nuevo tipo y admitió en su juicio, realizado el 4 de noviembre del 2021, el asesinato de dos mujeres de 20 y 25 años en 1987 en Kent (sureste de Inglaterra). Se le acusa de haberlas agredido sexualmente.

El diario británico The Guardian relata que antes del juicio Fuller se había declarado culpable de otras 51 infracciones, incluidas 44 relacionadas con vejaciones post mortem. Sin embargo, los investigadores creen que hubo al menos 99 casos, 78 de las cuales fueron identificadas, incluyendo desde cuerpos de niñas hasta de octogenarias.

En los allanamientos en su domicilio aparecieron discos duros “que revelan pruebas de prolíficos delitos sexuales de un tipo que ningún tribunal del Reino Unido había visto antes”, dijo la Fiscalía británica (CPS), en un comunicado.

Entre 2008 y 2020, Fuller se filmó y fotografió a sí mismo abusando sexualmente de los cuerpos de decenas de mujeres y niñas en dos morgues del hospital Tunbridge Wells en Kent “a los que tenía acceso gracias a su trabajo como supervisor de mantenimiento”, indicó el comunicado.

Los cargos que se le imputan son “sin precedentes en la historia jurídica británica”, dijo Libby Clarck, de la CPS, quien cree que el hombre habría seguido actuando si no lo hubieran detenido.

El ministro de Sanidad, Sajid Javid, se mostró “profundamente conmocionado por el carácter incalificable” de lo ocurrido y pidió que se revise el acceso a los tanatorios y a las actividades post mortem, así como la legislación vigente.

Suplementos digitales