Un nuevo sistema de captación abastecerá de agua a d…
Ecuador se prepara para asumir la presidencia pro te…
108 810 dosis de Pfizer llegaron al país este martes…
Secretaría de Movilidad analizará reparos de Quito H…
9,5% de la población objetivo está inmunizado con do…
Los fusiles chinos ya fueron usados este 22 de junio…
¿Hay vacunas contra covid-19 más recomendadas que otras?
Nacionalidades indígenas de Pastaza realizaron march…

Emergencia por coronavirus refuerza control de Nicolás Maduro y neutraliza a Juan Guaidó

Personas con máscaras faciales pasan junto a un mural que representa al presidente venezolano Nicolás Maduro en Caracas el 17 de abril de 2020, en medio del nuevo brote de coronavirus (covid-19). Foto: AFP

Personas con máscaras faciales pasan junto a un mural que representa al presidente venezolano Nicolás Maduro en Caracas el 17 de abril de 2020, en medio del nuevo brote de coronavirus (covid-19). Foto: AFP

Personas con máscaras faciales pasan junto a un mural que representa al presidente venezolano Nicolás Maduro en Caracas el 17 de abril de 2020, en medio del nuevo brote de coronavirus (covid-19). Foto: AFP

La emergencia por el nuevo coronavirus en Venezuela refuerza el control interno de Nicolás Maduro y neutraliza a Juan Guaidó, cada vez más dependiente de sus aliados internacionales, justo cuando el opositor intentaba reactivar su ofensiva contra el gobernante socialista.

“¡Disciplina!”, exige Maduro en frecuentes apariciones televisivas, rodeado habitualmente por militares, en las que da órdenes a toda voz para atender la pandemia.

Se muestra, subrayan analistas, como hombre un fuerte en la atención de la covid-19, mientras Guaidó queda confinado a las redes sociales entre la censura y fallas de conectividad. “Maduro está tratando de mandar el mensaje de ‘yo gobierno, yo mando’”, dice a la AFP Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis.

Paradójicamente, agrega León, la pandemia que puso en entredicho la respuesta de numerosos gobiernos está siendo una “oportunidad de oro” para Maduro, desconocido por medio centenar de países que encabezados por Estados Unidos respaldan a Guaidó.

El mandatario ordenó una cuarentena que militares y policías hacen cumplir desplegados en sectores populares y suspendió actividades laborales y académicas. Él mismo o colaboradores cercanos anuncian el balance diario de contagios por el virus en Venezuela, replicado en los informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Guaidó -jefe del opositor Parlamento que en enero de 2019 se proclamó presidente encargado de Venezuela prometiendo desplazar de poder al heredero de Hugo Chávez– lo acusa de “mentir” al cuestionar que haya solo 227 casos confirmados y nueve muertes, pero su margen de maniobra es escaso.

Sin una “estructura organizativa (…) está más limitado”, comenta a la AFP el politólogo Ricardo Sucre.

Guaidó llama a conformar un “gobierno de emergencia” avalado por Washington, que le dio su única victoria en la pandemia al acusar a Maduro de “narcoterrorismo” y ofrecer USD 15 millones de recompensa por él.

Freno a la presión

Inspirado en China, cuya actuación ante la covid-19 elogia, Maduro se ampara en un estado de alarma que le otorga facultades especiales, en las que se apoyó para declarar un toque de queda nocturno en poblaciones fronterizas con Colombia.

La emergencia “ edujo la presión sobre él al detener las movilizaciones” que la oposición buscaba relanzar, señala a la AFP Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello.

“Paró cualquier intento de revivir la protesta”, añade Alarcón, aunque se han registrado pequeñas manifestaciones por servicios como agua y electricidad.

Apenas unos días antes de la llegada del virus, Guaidó había encabezado una manifestación en Caracas.

Sin control territorial, el líder parlamentario se mueve en la esfera internacional. El jueves, prometió ejecutar “lo más rápido posible” un plan de subsidios coordinado con la Organización de Estados Americanos (OEA) para entregar 100 dólares mensuales, por tres meses, a trabajadores de la salud.

Los venezolanos, mientras, se recluyen en medio de la debacle económica y el colapso de los servicios públicos, crisis que ha causado el éxodo de 4,9 millones de migrantes desde 2015, según la ONU.

“Un peligro”

Aunque el gobierno chavista “ha manejado a su favor” la contingencia, la escasez de gasolina -agravada durante la cuarentena- y la precariedad del sistema de salud pueden provocar giros, sostiene Alarcón.

Fuera de Venezuela, la legitimidad de Maduro sigue en entredicho, acusado de haber sido reelegido fraudulentamente en 2018, una situación que le cierra vías de financiamiento.

Sin “claridad sobre el reconocimiento” de Maduro, el FMI desestimó un pedido de Venezuela de USD 5 000 millones para frenar la pandemia.

Como alivio para el presidente, los apoyos de China y Rusia “se han hecho más visibles”, dice Sucre. Ambos países han enviando a Venezuela desde mascarillas hasta ventiladores. Es la “ayuda verdadera”, saca pecho Maduro.

Pero los problemas económicos son “un peligro”, apunta León, mezclados con “la agudización” de las sanciones estadounidenses contra Venezuela y su industria petrolera.

Washington propuso levantar las restricciones financieras si Maduro y Guaidó aceptan un gobierno de transición que no los incluya.

Alarcón duda que Maduro “esté dispuesto a dar su brazo a torcer”.