Gobierno y la Conaie se reúnen en la primera mesa técnica
Así se descubrió primer caso de viruela del mono en …
Un hombre sin vida es hallado en el sur de Quito
Estas son las razones que llevaron a Nicolás Lapentt…
Botellas de cerveza caen sobre av. Simón Bolívar y c…
Primera mesa de diálogo entre el Gobierno y la Conai…
Cielo despejado deja ver el volcán Cotopaxi en Quito
Las altas precipitaciones en la Amazonía se alertaro…

Moradores de Píntag piden trasladar el camal a lugar con mejores condiciones

El olor que emana del camal de Píntag tiene molestos a los vecinos y a los mismos trabajadores. Las autoridades buscarán un nuevo lugar para el funcionamiento. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

El olor que emana del camal de Píntag tiene molestos a los vecinos y a los mismos trabajadores. Las autoridades buscarán un nuevo lugar para el funcionamiento. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

El olor que emana del camal de Píntag tiene molestos a los vecinos y a los mismos trabajadores. Las autoridades buscarán un nuevo lugar para el funcionamiento. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

El olor que emana del camal de Píntag tiene molestos a los vecinos y a los mismos trabajadores. Hoy, 10 de agosto de 2016, el Gobierno Parroquial de Píntag, luego de una sesión, decidió que en un plazo de 18 meses, se busque un nuevo lugar para el traslado de ese centro de faenamiento animal.

Según Gabriel Noroña, presidente del Gobierno Parroquial, el problema es que la planta de tratamiento de aguas residuales no funcionó. Esta maquinaria estaba a cargo de una contratista bajo el control del Municipio de Quito.

“Los olores eran nauseabundos. A lado de este camal funcionaba una guardería. Los niños terminaron enfermos. A la hora del almuerzo ya no querían comer”, comentó Noroña.

Según Álvaro Maldonado, secretario de Desarrollo Productivo y Competitividad del Municipio de Quito, se llegó a un acuerdo para suspender las actividades en el camal mientras se limpian los desechos que causan el malestar.

"El Municipio hizo una inversión de USD 180 000 para que el camal tenga una planta de tratamiento de aguas para mejorar el nivel. Sin embargo, no se ha concluido con la obra y no ha cumplido con las expectativas. Al contratista se le exigirá que se implemente una planta que mejore las condiciones del camal", advirtió Maldonado.

Para Edwin Pozo, trabajador del camal, corre riesgo la salud de sus trabajadores. “Cuando la planta está prendida, hay espuma que sale producto del tratamiento de los desechos que perjudica q los trabajadores y gente del lugar”.

Con la ayuda de tanqueros de la Epmaps, el Gobierno Parroquial de Píntag, espera hoy movilizar los desechos hacia el relleno que se ubica en esa parroquia. Noroña señaló que desde mañana, los trabajadores continuarán con sus labores sin la planta y de manera artesanal, mientras se resuelve el problema.

Suplementos digitales