7 de mayo de 2018  15:42

En un conjunto residencial de Carapungo se registró acumulación de agua por las lluvias 

Según comentaron los moradores, el agua se acumuló hasta alcanzar una altura de 50 centímetros aproximadamente. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Según comentaron los moradores, el agua se acumuló hasta alcanzar una altura de 50 centímetros aproximadamente. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Diego Bravo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los moradores del conjunto residencial El Pinar, ubicado en Carapungo (norte de Quito), estaban preocupados la madrugada de este lunes 7 de mayo del 2018. La razón: las fuertes lluvias provocaron acumulación de agua y se inundaron casas de ese lugar.

La emergencia se reportó a las 02:30 aproximadamente y fue atendida por el Cuerpo de Bomberos de Quito (CBQ), cuyos efectivos retiraron las aguas con bombas de succión.

Edison Heredia es propietario de una de las casas afectadas. “En total, unas cinco viviendas tuvieron problemas. No es la primera vez que sucede, cuando llueve esto se empoza y esta agua es de la alcantarilla que viene desde la parta de arriba del conjunto”.

Inundación en el sector El Pinar en Carapungo, debido a las fuertes lluvias registradas en la ciudad. EL COMERCIO

Como medida de protección, él instaló un plástico protector, de 60 centímetros de alto, junto a la puerta para impedir que el agua pase a su casa. Lamentablemente –explica el vecino- esta no pudo contenerla, ingresó y destruyó el parquet del piso. Heredia y sus familiares levantaron las sillas del comedor. Los sillones de la sala se mojaron.

Contó que el agua se acumuló hasta alcanzar una altura de 50 centímetros aproximadamente. “Cuando llovió en otras ocasiones, el agua se retiraba. Ahora no, esta se estanca”.

Los vecinos pidieron a la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento de Quito que les ayude con la rehabilitación en el sistema de alcantarillado para evitar problemas.

Darío Pilatuña es otro morador de ese conjunto habitacional. El olor de las aguas era nauseabundo – apuntó- y temía que le afecten a su bebé de diez meses.

“En mi casa se inundó la sala, la cocina y el patio posterior. No pudimos hacer nada más que llamar a los Bomberos para que nos ayudaran. El olor era insoportable de las aguas servidas”, dijo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)