El Colegio Médico confirma el primer caso de hongo n…
Incidencia y hospitalizaciones por covid-19 disparan…
El crimen por el que se estrenaría la cadena perpetu…
Un profesor y sus estudiantes presentaron ‘la …
René Paredes es el nuevo director de la AMT en la ad…
Constituyentes chilenos disfrazados; un dinosaurio y…
Vuelve a cerrar la polémica escultura neoyorquina Ve…
Alcaldes de la provincia de El Oro piden al Gobierno…

Juez español retira orden internacional de arresto contra Puigdemont y otros independentistas catalanes

Un juez de España retiró la orden de prisión internacional que dictó contra Carles Puigdemont y otros diputados que impulsaron el proceso independentista. Foto: AFP

Un juez de España retiró la orden de prisión internacional que dictó contra Carles Puigdemont y otros diputados que impulsaron el proceso independentista. Foto: AFP

Un juez de España retiró la orden de prisión internacional que dictó contra Carles Puigdemont y otros diputados que impulsaron el proceso independentista. Foto: AFP

El juez instructor Pablo Llarena decidió este jueves 19 de julio del 2018 retirar la orden internacional de arresto que pesaba sobre el expresidente regional de Cataluña Carles Puigdemont y otros cinco líderes separatistas instalados en el extranjero, según el auto recibido por AFP .

El juez del Tribunal Supremo tomó la decisión después de que un Tribunal de Alemania, donde se encuentra Carles Puigdemont, descartara la posibilidad de extraditarlo por el grave cargo de rebelión.

En el auto, Llarena se ha negado expresamente a que el exdirigente sea entregado por el solo delito de malversación, menos grave, que había retenido el tribunal alemán.

La orden europea de detención y entrega dictada por el juez español Pablo Llarena lo reclamaba por el delito de rebelión en relación con el proceso independentista inconstitucional catalán de 2017.

Esto significa que el exgobernante catalán, que permanece en Alemania huido de la Justicia española, no podría regresar a España, donde sería detenido automáticamente, hasta pasados al menos 20 años, tiempo que tarda en prescribir el delito de rebelión.