28 de octubre de 2017 00:00

11 000 jóvenes para 1 000 plazas laborales en una feria en Guayaquil

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 9
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 2
Redacción Guayaquil

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Poco más de 30 empresas locales ofertaron el 27 de octubre del 2017, en una feria en Guayaquil, 1 000 plazas de trabajo para jóvenes. Pero la demanda superó en 11 veces ese número.

La necesidad de hallar un empleo formal es mayor entre esta población. El Ministerio del Trabajo organizó en la Universidad de las Artes del Puerto Principal la Feria de Empleo y Autoempleo para jóvenes.

La actividad, que se inició a las 10:00 y finalizó pasadas las 16:00, recibió 11 000 visitantes, la mayoría jóvenes con edades entre 21 y 25 años.

De las 1 000 plazas que se buscaban llenar, 600 eran empleo directo y 400 autoempleo (ventas directas), en las áreas de ventas, administración, técnicas y operativas.

El Ministerio hará seguimiento a las compañías participantes y espera evaluar los resultados en un máximo de dos meses. Según Marco Romero, coordinador de Empleo y Salarios del Ministerio, la feria se replicará en otras ciudades del país. Además, organizará otras enfocadas en el empleo femenino y en emigrantes que retornaron al Ecuador.

Fue tal la cantidad de personas que acudieron al evento en Guayaquil que, hacia el mediodía, en los pasillos de la Universidad no quedaba espacio para el ingreso de más personas. Fuera del recinto, cinco filas de muchachos se extendían por más de una cuadra a lo largo de la Plaza de la Administración.

Shirley Peña, de 24 años de edad, trabaja como niñera los fines de semana. Esto la ubicaría en la categoría de subempleada, que se refiere a aquellas personas que trabajan menos de la jornada legal y perciben un salario menor al mínimo, pero tienen deseo y disponibilidad de trabajar horas adicionales. A ella le gustaría estudiar Química, pero los ingresos de su empleo ocasional no le alcanzan para pagar esa carrera, por lo que busca un empleo formal. Ha dejado hojas de vida en varias empresas, pero sin resultados.

La joven llegó a la feria a las 06:00 de la mañana. Esta vez probó suerte en los pabellones de empresas como de Mc Donald’s y Etafashion.

La indicadores laborales para jóvenes no han mejorado el último año. Cuatro de cada 10 desempleados en el país son jóvenes entre 15 y 24 años de edad, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Y en el segmento del subempleo este grupo se ubica en 20,9%, más de dos puntos porcentuales que septiembre del 2016.

Esto pese a la reforma laboral que introdujo el anterior gobierno en el 2016 y que prevé incentivos para la contratación de personas de entre 24 y 26 años. El coordinador de Empleo y Salarios del Ministerio del Trabajo dijo que el titular del despacho, Raúl Ledesma, “está viendo” la manera de llegar a un consenso con la empresa privada para alentar el empleo en este segmento.

Néstor Espinoza, de 22 años, estaba estudiando, pero dejó la carrera de Bioquímica y Farmacia que cursaba en la Universidad de Guayaquil para buscar trabajo. Tiene un año en ello y aún no lo consigue. Por ahora depende económicamente de sus padres.

Para ayudar a su familia Gloria Nazareno, de 22 años, busca trabajo en cadenas de comida rápida. Afirma que las empresas piden experiencia, algo con lo que no cuenta. “Nunca dejan que jóvenes practiquen a ver qué tanto saben”, se lamenta.

Una mayor demanda de trabajo también se siente entre empresas colocadoras de empleo. Según Rafael Portilla, Country Manager de OLX, empresa de clasificados de Internet, entre enero y el 26 de octubre de este año aumentó un 7% la demanda de trabajo entre los jóvenes, frente al mismo período del año anterior.

La industria es la que más plazas para jóvenes busca llenar, en las áreas de bodega, digitación, cobranza, etc.

Para el exdirector del INEC, Byron Villacís, los jóvenes están más preparados en un sentido educativo y tecnológico, pero que el mercado no busca esos perfiles de forma masiva. Además, proyecta que las empresas seguirán contratando temporalmente para evitar las cargas administrativas. “Mientras no exista un crecimiento estable, esos empleos de calidad no van a venir”.

No olvide

En la hoja de vida destaque primero sus fortalezas y competencias.

Detalle las aptitudes y actividades que desarrolló y no solo los cargos.

Si no tiene experiencia es importante destacar cursos y capacitación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (31)
No (3)