12 de octubre de 2020 00:00

La llegada del invierno se retrasa en Quito

Las condiciones climáticas complicaron las labores de control del fuego en el Antisana. Foto: cortesía Bomberos

Las condiciones climáticas complicaron las labores de control del fuego en el Antisana. Foto: cortesía Bomberos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 0
Isabel Alarcón
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El clima de Quito sorprendió este feriado del 9 de octubre. Aunque para inicios de este mes ya se esperaban las primeras muestras de la llegada del invierno, el sol y la sensación de calor fueron constantes estos tres días en la capital.

Estas condiciones permitieron que las personas disfrutaran de las mañanas y tardes en los parques y espacios abiertos de la ciudad. Pero durante este feriado, el clima también complicó las labores de control del incendio que afectó a la Reserva Ecológica Antisana.

Vladimir Arreaga, analista de pronósticos del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), explica que en esta época ya debería empezar la estación de lluvias en el Distrito y a lo largo de todo el callejón interandino.

Sin embargo, se ha visto en los últimos años que el país no escapa de la variabilidad climática que se está presentando en todo el mundo. Arreaga dice que los sistemas atmosféricos que alejan o convocan la lluvia no están actuando como antes. Actualmente, estos ya deberían estar presentes en el territorio ecuatoriano para aportar con humedad y lluvias.

En las últimas semanas, no han tenido influencia en el país. Al contrario, dice el analista, hay un sistema muy grande de alta presión, que está ubicado en la parte norte de América del Sur, que está provocando bajo contenido de humedad en la atmósfera. Esto lleva a condiciones como las que se ven estos días en la ciudad.

Los índices de radiación también han alcanzado categorías “extremadamente altas”, dice el Inamhi. Este sistema de alta presión está emitiendo gran cantidad de aire seco y provoca que la atmósfera no tenga suficiente humedad para que se formen nubes.

Los análisis de esta institución demuestran que estas condiciones muy secas y las altas temperaturas se extenderán hasta el próximo fin de semana (17 y 18 de octubre del 2020). El sábado y domingo se podrían presentar algunas lluvias, pero se cree que serán eventos aislados.

Las familias aprovecharon el clima de este fin de semana para salir a los parques. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Las familias aprovecharon el clima de este fin de semana para salir a los parques. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

El técnico dice que el clima de Quito repercute en los incendios forestales. El escaso contenido de humedad en la superficie y el incremento en la velocidad del viento son factores que provocan que el fuego se propague más rápido. Durante este feriado se registraron 49 incendios forestales.

Las condiciones climáticas adversas influyeron en que el personal demorara casi 45 horas en apagar las llamas en el Antisana. Aún después del evento, el olor a humo se podía percibir este domingo 11 de octubre en el aire de la capital, especialmente en zonas como los valles.

Daniel Segura, gerente del programa Amazonía Sin Fuego del Ministerio del Ambiente y Agua (MAAE), explica que todos los gases que se generan en estos eventos contaminan el aire y son perjudiciales para la salud humana, ya que el humo puede viajar cientos de kilómetros de distancia.

La Secretaría de Ambiente del Distrito Metropolitano, a través de la Red Metropolitana de Monitoreo Atmosférico, informó el sábado 10 que, a causa del incendio forestal en el Antisana, la calidad del aire en la capital se ha visto afectada.

Esto ocurre porque la dirección del viento favorece a que las emisiones del incendio alcancen a la ciudad.

Segura dice que, en los últimos años, se ha visto que ya no existe una época marcada de incendios forestales. Normalmente estos se registraban a partir de los meses de julio o agosto. En estos tres años se ha evidenciado que algunos se producen en octubre, noviembre o, incluso, en enero.

El cambio climático es señalado como uno de los causantes de esta variabilidad. “Las acciones para evitar incendios forestales no deben planificarse para una temporada, sino para todo el año”, dice Segura.

Durante el sábado 10 de octubre, el Inamhi registró 360 focos de calor a escala nacional. Mediante un monitoreo satelital, se pudo ver que la mayoría de los puntos activos o incendios se encontraban en la Sierra y Amazonía ecuatoriana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (24)
No (2)