Francia impone la vacuna para viajar
Dos mujeres murieron durante oleajes en Perú tras er…
Nuevo ‘impasse’ entre Fiscalía y Dalo Bu…
Inocar mantiene estado de observación en costas de Ecuador
Andrés, el príncipe caído al que la corona británica…
Bomberos intentan apagar incendio forestal en Papallacta
Ecuador tuvo nueve erupciones en los últimos cinco años
El empleador es quien elige usar la opción de teletrabajo

Hombre estuvo 28 años preso siendo inocente, fue liberado y murió un año después

En enero de 2019, José Armando Torres Rivera salía libre después de 28 años y medio en prisión por un crimen que no cometió. Foto: Pixabay

En enero de 2019, José Armando Torres Rivera salía libre después de 28 años y medio en prisión por un crimen que no cometió. El puertorriqueño había estado preso desde que tenía 17 y salió a los 49 años.

En ese momento, salió bajo libertad condicional. Sin embargo, los cargos contra Torres Rivera no fueron desestimados sino hasta diciembre de 2021.

Un año después de demostrar por completo su inocencia ante el sistema de justicia estadounidense, el hombre falleció.

Aunque sus familiares todavía no han divulgado la causa de su muerte, era público que a causa de casi tres décadas en prisión, José Armando Torres Rivera padecía de varios cuadros que minaban su estado de salud.

“He tratado (de ser feliz), pero luego de eso (de ser excarcelado) me cayeron par de achaques encima, lo cual no me ha permitido ser yo, como anhelaba y ahí estamos tratando de luchar día a día con las limitaciones que hoy me persiguen”, dijo Torres Rivera en abril de 2021 al diario de Puerto Rico El Nuevo Día.

Después de la muerte del hombre, su abogada Iris Yaritza Rosario se pronunció. “La historia de José Armando ilustra que existen sentencias que pueden convertirse, tarde o temprano, en sentencias de muerte. La inmoralidad de ese hecho se agrava porque, en este caso, estábamos ante un joven de 17 años a quien el Estado jamás debió tratar como un adulto y porque fue erróneamente condenado. Ante la ocurrencia de esta fatalidad, deberíamos cuestionarnos todo el andamiaje jurídico que convirtió la vida de José Armando en una tortura”.

El hombre fue acusado de ser partícipe de ataque a una joven que fue secuestrada, abusada y vejada. Desde un comienzo, en el caso surgieron dudas porque la investigadora principal a cargo dijo los nombres de los sospechosos en la rueda de confrontación. Así, la víctima reconoció un nombre que ya conocía porque Torres Rivera era vecino de su barrio.

Después de algunos años, dos responsables de la agresión fueron identificados. Ellos desconocieron haber participado en el crimen junto a Torres Rivera. Es más, señalaron a otra persona que nunca fue investigada.

Suplementos digitales