La defensa de Álex Saab considera ‘ilegal̵…
El agro blindó sus cultivos con las pólizas de seguro
Petróleo a USD 100 por barril, ¿un nuevo ‘boom’?
Alexandra Vela: ‘La desestabilización de la de…
La mano de obra escasea en el Austro por la migración
Solo 3 de cada 100 obreros pertenecen a un sindicato
Victoria tiene depresión y pesadillas tras violación…
Quito tiene áreas verdes más grandes que Guayaquil

Covid-19 en Ecuador: ¿Qué se plantea en la reforma laboral del Gobierno?

Ciudadanos caminan y ventas ambulantes se instalan por la avenida Eloy Alfaro, sector de la Dinapen. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Ciudadanos caminan y ventas ambulantes se instalan por la avenida Eloy Alfaro, sector de la Dinapen. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Ciudadanos caminan y ventas ambulantes se instalan por la avenida Eloy Alfaro, sector de la Dinapen. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

A la espera de que el Gobierno entregue oficialmente a la Asamblea el proyecto de ley económica, los ministros de Finanzas y de Trabajo, Richard Martínez y Luis Poveda, han adelantado algunos detalles de las novedades que podrían proponerse en una reforma laboral. Este Diario, conoció los puntos que se analizan este 15 de abril del 2020.


Las tres reformas laborales que analiza el Gobierno:

1. La primera reforma laboral prevé la suspensión de los empleados por tres meses, con la opción de renovar por tres meses más. Durante ese tiempo, el trabajador no recibiría la remuneración ni la aportación al Seguro Social, informó Poveda en una entrevista televisiva, el 14 de abril del 2020.

La opción sería aplicable en aquellas empresas que encaran severas dificultades económicas para mantenerse a flote. El titular de Trabajo sostuvo que este tema, al igual que otros, sigue en análisis.

Actualmente, la normativa laboral vigente permite a las compañías en problemas suspender sus actividades de manera emergente. Sin embargo, en ese período el pago de salarios y los aportes al Instituto Ecuatoriano de Seguro Social (IESS) se mantienen intactos.

2. La segunda reforma laboral que se analiza es modificar la figura de reducción excepcional de la jornada laboral, que consta en el Código de Trabajo y acuerdos ministeriales en vigor.

Actualmente, las compañías en dificultades pueden bajar el horario de trabajo, de 40 a 30 horas semanales, durante un máximo de 6 meses. Si la empresa no logra recuperarse, puede optar por prolongar la reducción de la jornada por otros 6 meses adicionales. En lo que dura la medida, los sueldos también disminuyen, pero no el pago del aporte patronal al Seguro Social (esto se sigue pagando con base en el sueldo normal).

Los cambios que estudia el Gobierno son que la reducción pueda durar hasta por dos años y, si es el caso, extenderla por otros dos años más. El número de horas por reducirse podrá ser establecido por medio de un acuerdo entre el empleador y el trabajador; es decir que no habrá un rango de tiempo determinado por la ley. Los sueldos, así como los aportes al seguro, se pagarán según las horas trabajadas.

Al cabo de los dos años, si la empresa se reactiva, los trabajadores volverán a gozar de las condiciones que tenían antes de la emergencia.

Según las autoridades, las medidas buscan fijar mecanismos para que las partes (empleadores y trabajadores) convengan en acuerdos que eviten despidos, los cuales incluyen nuevos salarios y jornadas laborales.

El Ministerio de Finanzas proyecta que a causa de la crisis sanitaria por la covid-19 unas 508 000 personas perderán sus empleos y otras 233 000 van a quedar en la informalidad.

Las dos propuestas reciben críticas, porque a ellas se suma la contribución que requerirá el Gobierno a los trabajadores con sueldo fijo que ganen más de USD 500. En el caso de los empleados privados se aplicará una tabla de aportación fija por nueve meses. En el caso de los funcionarios públicos se aplicará la misma tabla a quienes ganan hasta USD 1 000; pero quienes reciban un sueldo mayor aportarán el 10% de su remuneración durante 10 meses, según ha planteado el Ministerio de Finanzas. La Asamblea aún no recibe el proyecto para pronunciarse.

3. La tercera reforma laboral buscaría modificar las condiciones de los empleados en el teletrabajo. La Ley actualmente garantiza los mismos derechos laborales para los trabajadores presenciales y para quienes, en relación de dependencia, realizan sus tareas desde la casa. El Gobierno analiza ahora nuevas reglas, aunque Poveda no mencionó detalles precisos. En Ecuador hay 345 492 personas en el teletrabajo.

La reforma laboral y la contribución, que incluye a las empresas, planteadas por el Ejecutivo en medio de la pandemia por el coronavirus son blanco de fuertes críticas por parte de diferentes grupos sociales, de trabajadores, empresariales y políticos, lo que ha influido para que el Ejecutivo demore en entregar el proyecto de ley a la Asamblea Nacional.

MÁS SOBRE LA EMERGENCIA SANITARIA

Noticias

Medidas de protección

Mapa de infectados

Glosario

Suplementos digitales